Fiscalidad

Hacienda recortará la deducción máxima por planes de pensiones

Hacienda reajustará en el nuevo IRPF los límites de las aportaciones a planes de pensiones para evitar que las deducciones vayan masivamente a las rentas más altas. Se introducirán incentivos a los seguros de dependencia y se mantendrá la cuantía máxima por vivienda. El Gobierno llevará la reforma al Congreso en otoño, pero su entrada en vigor será en 2007.

El Gobierno modificará en el nuevo IRPF los límites máximos, con derecho a reducción fiscal, por aportaciones a planes de pensiones, según anunció ayer el vicepresidente económico, Pedro Solbes, en la presentación de las líneas generales de la reforma del impuesto.

La intención de Solbes es 'reajustar' los límites para atenuar la tendencia a que los mayores beneficiados por la desgravación fiscal sean los contribuyentes con mayor nivel de renta. El vicepresidente destacó que, hoy por hoy, el 68% los contribuyentes con rentas superiores a 150.000 euros (aproximadamente el 0,15% del censo), realizan aportaciones a planes de pensiones, con una media de 9.000 euros anuales. En cambio, sólo el 9% de los que ganan menos de 30.000 euros (el 90% del total) se benefician de esta desgravación.

Solbes insiste en que estas aportaciones con deducción fiscal han alcanzado 'importes muy elevados y sin comparación con los sistemas fiscales de países del entorno', deducciones que van a parar a los contribuyentes con mayores ingresos.

Se incentivará la recuperación, en forma de renta anual, de los planes tras la jubilación

El IRPF actual permite una aportación general por planes de pensiones, de hasta 8.000 euros al año, con derecho a reducción fiscal en la base del impuesto. Pero esta aportación puede elevarse a partir de los 52 años de edad del contribuyente, a razón de 1.250 euros por año, hasta 24.250 euros cuando este cumpla los 65 años. Si, a su vez, se suman las aportaciones que, en su favor, pueda realizar la empresa en la que trabaja, y las que se efectúen en nombre de su cónyuge, el límite máximo con derecho a reducción fiscal se eleva a 48.000 euros al año, una cantidad que sólo pueden alcanzar los más pudientes.

Solbes confirmó, por otro lado, la intención del Gobierno de primar fiscalmente el rescate de planes de pensiones en forma de renta periódica (actualmente sólo están incentivados los que se perciben de una vez, en forma de capital). También se fijará una nueva deducción para seguros de dependencia, con el fin de potenciar otras fórmulas de ahorro-previsión, ajenas a los planes de pensiones.

La otra gran novedad que hizo público ayer Solbes, coincidiendo con la presentación del número especial de la revista 'Economistas', se refiere al calendario de la reforma. El Gobierno llevará el nuevo IRPF al Congreso en el último trimestre del año pero su entrada en vigor no se producirá hasta enero de 2007. Ello supone un retraso de un año sobre lo previsto por todos los agentes económicos, a pesar de que Solbes indicara ayer que él nunca aseguró que la entrada en vigor sería en 2006. De esta forma, el Gobierno tendrá más tiempo para discutir la reforma con los grupos parlamentarios. Por lo demás, Solbes confirmó las los principios generales incluidos en el programa del PSOE: la reforma primará las rentas del trabajo (soportan la mayor carga en el IRPF) y simplificar el tributo.

El número de tramos de la tarifa se reducirá desde los cinco actuales 'hasta tres o cuatro'. Solbes confirmó que el tipo máximo (45%) se reducirá. Aunque no dijo hasta donde, se baraja una horquilla entre el 41% y el 43%. No se sabe si se recortará el tipo mínimo, ahora en el 15%, dado su impacto recaudatorio. El Gobierno no quiere que la reforma cueste más de 3.000 millones. También cambiarán los mínimos por hijos a cargo, para beneficiar a los contribuyentes con menores rentas. Se baraja llevar estas reducciones a la cuota del impuesto, como antes de la reforma del PP.

Líneas básicas del nuevo Impuesto: Menos tramos y tipos más bajos

¦bull; Disminuirá la carga tributaria de las rentas del trabajo. Se recuperará la equidad en el trato de las circunstancias personales y familiares.

¦bull; Reducirá el número de tramos de la tarifa (a tres o cuatro) y el tipo marginal máximo.

¦bull; Mantendrá la tributación de las ganancias patrimoniales sin modificaciones sustanciales.

¦bull; Se reajustarán las aportaciones a planes de pensiones. Se primará el rescate en forma de renta periódica. Se primarán los seguros de dependencia.

¦bull; El sistema de deducciones por vivienda se mantendrá, con pequeñas correcciones.

Vivienda: La base de la deducción por compra seguirá en 9.015 euros al año

El vicepresidente anunció ayer que mantendrá sin cambios la base de la desgravación por compra de vivienda habitual, situada 9.015 euros al año como máximo. Después de muchos estudios, Hacienda cree que esta deducción debe mantenerse ya que llega a un buen número de contribuyentes (5,5 millones) y ha arraigado en el sistema tributario. No obstante Solbes indicó ayer, sin especificar, que habrá 'ligeras modificaciones'.

Actualmente el porcentaje de deducción permitido sobre esos 9.015 euros oscila entre el 15% (deducción general, por aportaciones a cuentas de ahorro-vivienda o por pago de hipoteca) y el 25%, en el caso de los dos primeros años siguientes a la compra de la casa.

El Ministerio de Economía y Hacienda está pensando en eliminar ese porcentaje incrementado, o bien, condicionarlo a la renta anual que tenga el contribuyente.

Plusvalías: Baraja dejarlas sin cambios o elevarlas al 18% con mínimo exento

Habrá que esperar unos meses más para ver qué pasa realmente con la tributación de las ganancias de patrimonio. Solbes dijo ayer que su intención es 'que se mantengan sin modificaciones sustanciales'.

Se barajan dos opciones. Una de ellas es dejarlas como están, tributando al 15% si están generadas a más de un año; y al tipo marginal de cada contribuyente, si es a menos de un año.

La otra opción es elevar las plusvalías a más de un año del 15% a un porcentaje 'del entorno del 18%', fijando un mínimo exento que permitiría dejar sin tributación a los contribuyentes con ganancias del patrimonio reducidas (normalmente son los que cuentan con rentas más bajas).

En estudio está también llevar todos los rendimientos del ahorro (por cuentas, seguros, depósitos, etc.), a un mismo tipo de gravamen, que sería el de las plusvalías a más de un año.