CincoSentidos

Para seguir la tradición

Este año en Cataluña y la Comunidad Valenciana se consumirán más de medio millón de monas de Pascua, un dulce muy tradicional, que se toma también en la Región de Murcia el Lunes de Pascua. Aunque no se conoce con exactitud cuál es su origen, se sabe que ya el siglo XV existían una especie de monas de Pascua, un bollo con el que se celebraba el final de la Cuaresma y sus abstinencias, y que incluía un huevo, símbolo de la resurrección, el renacer de la vida que llega con la primavera.

Al parecer mona es una palabra que proviene del vocablo árabe munna, que significa obsequio. Ya hace más de 300 años en Cataluña era tradicional que el padrino ofreciera a sus ahijados este regalo de la mona, que contenía un huevo por cada uno de los años del homenajeado. Entonces eran una especie de tortas o bollos elaborados con una masa sencilla, que adoptaban formas redondeadas, o incluso alusivas a ciertos animales u objetos, similares a los que en Francia ocurría con los pains d'épices.

Pero con el tiempo las monas van evolucionando, pierden su sencillez, y en el XIX se enriquecen con otros ingredientes y presentaciones (azúcar caramelizado, almendras, confituras, guirlache). Siguen manteniendo los huevos de Pascua pintados en llamativos colores, y empiezan a incorporar figuras de porcelana, cartón o tela -como refleja Charles Panti en su libro La cosas nuestras de cada día-. Y en los años treinta del pasado siglo el chocolate gana protagonismo en las monas, que se transforman con muchas figuritas de todo tipo realizadas con este dulce.

Con la llegada de la televisión y los dibujos animados este postre de Pascua se adapta a las preferencias infantiles, y es cuando surgen las monas dedicadas a determinados personajes que encandilan a los niños. Este año, como comenta Christian Escribá, propietario de las centenarias pastelerías Escribá en Barcelona, 'los Lunnis, los Increíbles y las Brats, van a ser el motivo central'.

En Cataluña, donde se sigue fielmente la tradición de regalarlas, es donde más variedad de monas se encuentra. Aquí también se llama monas a las construcciones de chocolate -cosa que no ocurre en la Comunidad Valenciana ni en Murcia-, algunas espectaculares, verdaderas esculturas de hasta 400 kilos, que, lógicamente, no se venden, pero adornan los escaparates más golosos. Sigue habiendo las de siempre, una especie de masa de brioche con su huevo duro o de chocolate, y las que más se venden son las que llaman 'de pastel' (la 'sara', un bizcocho con crema de mantequilla, chocolate y almendra tostada, la de yema con fruta confitada y el bizcocho de chocolate con trufa). En Valencia las más típicas son las de bollo con huevo, decoradas con anises y con formas de animales (gallina, pato), y las de figuras de chocolate -influencia catalana- se suelen tomar con panquemado, tortas de pasas y nueces y longaniza de Pascua, un embutido fino y seco. En Alicante es habitual comer la mona clásica con chocolate a la taza, y lo típico es irse al campo a tomarla el lunes de Pascua. También en Murcia la mona con forma de pan, roscón o trenzada lleva el acostumbrado huevo.

Clásicas, de chocolate o pastel

Dónde comprar

Escribá. Gran Vía, 546 y Rambla de Les Flors, 83. Barcelona. Tel.: 934 547 535.

Todo un clásico. Monas tradicionales, de pastel y las de chocolate, en todos los tamaños, incluso de grandes dimensiones. Los precios varían mucho: desde los 15 a los 2.000 euros, para las grandes piezas de chocolate, y entre 50 y 80, para las de pastel o tarta.

Xocoa. Petritxol, 11. Barcelona. Tel.: 933 188 991

Monas muy especiales, para que las hagan los niños, como las 'pinta monas' (52 euros), con pinturas comestibles, y las 'monta monas' (54 euros)en piezas que se han de montar. Incluyen huevo, peana, gorro y delantal.

El Horno de San Onofre. San Onofre,3. Madrid. Tel.: 915 329 060. Aunque no son tan populares como en Cataluña, aquí también se pueden encontrar figuras, casitas y las típicas monas de chocolate, como la de los Increíbles, que arrasan este año. Entre 30 y 40 euros.

Villanueva. Don Juan de Austria, 28. Valencia.

Tel.: 963 510 341. Con la misma fórmula que hace 60 años elaboran monas tradicionales, con su huevo y sus anises de colores. También casitas de chocolate decoradas. De 2,7 a 5,5 euros.