Informe

La CEOE cree que la debilidad económica está en la rigidez laboral, la fiscalidad y la educación

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales considera que el mercado de trabajo español requiere de una 'profunda reforma' que acabe con la excesiva 'rigidez' de su regulación, debido a que ésta duplica la media existente en los países de la OCDE.

Esta es una de las diez 'debilidades competitivas' que la patronal ha detectado en la economía española y que tienen que ver con 'ciertas áreas' de actuación del Gobierno y con determinadas regulaciones que afectan a la actividad empresarial.

En su último boletín económico la organización dirigida por José María Cuevas apunta como otra desventaja comparativa la elevada tasa de contribución a la Seguridad Social que efectúan las empresas españolas, y que asciende al 33%. Esta cifra se sitúa muy lejos de la de Estados Unidos, que se encuentra por debajo del 9%, o de la de Dinamarca, que es del 1,6%. La CEOE está convencida de que la reducción de cotizaciones tendría gran trascendencia en el empleo.

La organización empresarial sitúa como otra debilidad para la competitividad el tipo impositivo sobre sociedades, que en España alcanza el 35%, frente al 12,5% de Irlanda o el 20% de Hungría. Asimismo, advierte de que el coste temporal de apertura de una empresa se sitúa en España en 108 días, cifra alejada de los dos días de Australia o los tres de Canadá.

En el área de la informática y las telecomunicaciones, la CEOE encuentra cuatro debilidades importantes: el número de usuarios de internet, que en España es de 306, mientras que en Suecia, Dinamarca o EE UU es de 600; la escasa disponibilidad de ordenadores personales, ya que por cada 1.000 habitantes hay 230, frente a 700 en Suecia y EE UU; el coste del uso de internet es superior en España en un 30%; y que el número de suscriptores a banda ancha por cada 1.000 habitantes se sitúa en España en 30, lejos de los 216 de Corea.

Las últimas desventajas comparativas tienen que ver con la educación: el gasto público español es sólo del 4,4%, frente al 8,8% de Dinamarca, el 8,1% de Canadá o el 7,8% de Estados Unidos.