Derivados

Aprovechar la volatilidad para multiplicar los beneficios

Los mercados están en un momento complicado. Muchos índices bursátiles han roto resistencias muy fuertes en sesiones pasadas pero ahora no está tan claro que vayan a tener un recorrido inmediato al alza. Lo que sí demuestran los mercados es que tienen mucha fuerza de fondo y esto conlleva que el movimiento que tomen pueda ser bastante importante. En situaciones como ésta podríamos tratar de aprovechar el movimiento de los precios en sí mismo en vez de la tendencia de los mismos, lo que supone jugar a la volatilidad de los precios.

La volatilidad mide la variabilidad del precio de un activo, es decir, la amplitud de los movimientos diarios en los precios. Se suele medir en términos anules de tal forma que si el precio de una acción se mueve más o menos un 1% diario, en media su volatilidad anualizada será del 15,87%. Gracias a las opciones financieras se puede comprar y vender volatilidad como si de un activo se tratara. En la situación de mercado actual lo interesante sería comprar volatilidad, por que lo que se esperan fuertes movimientos en los precios independientemente de que su tendencia sea al alza o a la baja.

Una de las formas de hacerlo es utilizando la estrategia llamada straddle, que consiste en operar al mismo tiempo en una call y en una put con el mismo precio de ejercicio y vencimiento. Lo que vamos a hacer es comprar el straddle, es decir comprar dos opciones, una call y otra put. Con la compra de una call los beneficios son ilimitados al alza (restando la prima) y en cambio la pérdida máxima a la baja es la prima que se ha pagado, por el contrario, con la compra de una put los beneficios son ilimitados a la baja (menos la prima) y la máxima pérdida al alza es también la prima que se ha pagado por dicha opción.

Sumando estas dos posiciones los beneficios son ilimitados tanto al alza como a la baja restándole las primas pagadas por ambas, y la mayor pérdida vuelve a ser la prima total pagada (en este caso suma de primas). Se ha comprado volatilidad y lo que se espera ahora es que ésta suba, pero esta estrategia realmente sólo es válida cuando se cree que los movimientos van a ser muy grandes de tal forma que aumente la volatilidad. Por ejemplo, esto se dará cuando un activo tiene una volatilidad del 15,87% (más o menos el 1% diario como se vio anteriormente) y estamos convencidos de que va a pasar a moverse un más/menos 1,5% diario, es decir que va a subir su volatilidad hasta un 23,81%, aunque no se sepa si subiendo o cayendo (con el straddle esto da igual). ¿Porqué sólo interesa esta estrategia para movimientos fuertes en los precios? Porque la prima total que se paga es bastante elevada, ya que realmente es la suma de las primas de las dos opciones que se han comprado.

Como siempre con las opciones existe la posibilidad de reducir estas primas pero, también como siempre, retardando el momento en el que se empiezan a obtener beneficios, o lo que es lo mismo en este caso, asumiendo un movimiento todavía mayor de los precios del activo que se ha elegido.