_
_
_
_
_
Cambio de rumbo

Sony elige por vez primera a un extranjero para dirigir la empresa

Después de cinco años de desgaste con unos beneficios en retroceso, Sony ha pasado el bastón de mando a Howard Stringer, el primer presidente de su historia que no es japonés. Stringer, que ha dirigido con éxito la filial estadounidense, tiene la difícil tarea de recuperar el terreno perdido ante Sharp, Matsushita y Apple.

Entre los múltiples logros de Howard Stringer, que entre otras cosas ha ejercido de periodista, productor y ejecutivo en la cadena de televisión CBS, está el de haber sido uno de los artífices de la fusión Sony Music y BMG Music Entertainment. Esta operación dio lugar a la segunda discográfica del mundo, lo que le permitió comprar el año pasado los famosos estudios Metro-Goldwyn- Mayer.

Sony ha salido a buscar savia nueva, aunque no sea de origen nipón, que le ayude a salir de un bache que dura demasiado tiempo. Durante los últimos cincos años, la compañía creadora de la Playstation confío en Nobuyuki Idei, que abandona su puesto a los 67 años sin conservar si quiera un sillón en el consejo de administración.

Su gestión no ha dado los resultados esperados. La principal crítica hacia Idei es que dejó pasar dos importantes oportunidades de negocio: por un lado, los televisores de pantalla plana que sin embargo Sharp, Matsushita o Panasonic han sabido aprovechar muy bien; y por otro la explosión de la música en MP3 que ha liderado un competidor del mundo de la informática Apple, mientras que el inventor del walkman ha tardado demasiado tiempo en lanzar sus reproductores.

Las malas decisiones también se han reflejado en los resultados de Sony, que se encuentra a mitad de camino de un plan de tres años para reestructurar sus procesos y mejorar sus márgenes de beneficios. En enero, Sony recortó sus previsiones de beneficio en un 33%, alegando un importante recorte de precios en los televisores, grabadoras de DVD y otros productos clave.

Este ha sido el último golpe para sus inversores, que pasaron su peor momento en abril de 2003 cuando la compañía anunció unas pérdidas de 1.000 millones de dólares en el trimestre que hundieron sus acciones un 25% en dos días. Sin embargo, la Bolsa ha reaccionado favorablemente ante el cambio de dirección que se reflejó en una subida del 1,5% en el valor de sus acciones.

'Hemos liderado el mundo de la electrónica de consumo a través de la creación de grandes productos. Como todas las grandes instituciones, Sony tiene un tremendo legado. Pero no podemos relajarnos o inhibirnos. Necesitamos coger esta herencia y reinventarla', dijo Stringer en su presentación ante la prensa japonesa.

Beneplácito de la junta

Su nombramiento, que se aprobará oficialmente el 22 de junio cuando obtenga el beneplácito de la junta de accionistas, no ha sido el único. Ryoji Chubachi, de 57 años, que se ocupaba hasta ahora de las operaciones de fabricación y de componentes electrónicos, ha sido el elegido para sustituir a Kunitake Anda en el puesto de consejero delegado.

La elección de Chubachi viene a calmar las voces de quienes critican la formación de Howard Stringer, que procede del mundo de los contenidos con una trayectoria de 30 años en la CBS que le sirvió para llegar a ocupar el puesto de vicepresidente y consejero delegado de Sony en EE UU. Stringer parecía ante algunos inexperto en el mundo de la electrónica, justo el segmento que más problemas está dando a Sony, pero su colaboración con Chubachi ha venido a dar cierta tranquilidad.

Por su parte, Idei y Sando seguirán vinculados a Sony como asesores de la nueva dirección.

El reto de repetir el éxito de Nissan Motor

No todas las comparaciones son odiosas, al menos eso debió pensar Howard Stringer cuando la prensa nipona le ha equiparado con el brasileño de origen francés Carlos Ghosn.Ghosn fue el primer extranjero en dirigir una compañía japonesa (Stringer es el segundo) cuando Renault le puso al frente del fabricante de automóviles Nissan Motor. El resultado no pudo ser mejor y Ghosn catapultó a Nissan a la cima del sector, aunque a base de medidas drásticas como cierres de fábricas y despidos masivos. En dos años, Ghosn aumentó los beneficios y las ventas un 8% y había eliminado las deudas con intereses del grupo. Los japoneses se preguntaban si el galés con doble nacionalidad estadounidense y británica será capaz de hacer lo mismo con Sony.Stringer parece asumir este reto con optimismo. De momento ha asegurado que seguirá residiendo en Nueva York, y viajará entre EE UU y Japón.Entre las peculiaridades del curriculum de Stringer, que fue presidente de la CBS y ocupaba la vicepresidencia de Sony desde noviembre 2003, destaca su título de Sir que recibió de la mano de Isabel II en 1999.Su antecesor Idei ha asegurado que el hecho de que Stringer sea extranjero no será ningún problema dado que Sony es una compañía global.

Atentos a:

Hasta el próximo 22 de junio, cuando se celebre la junta general de accionistas de Sony, los nombramientos de Howard Stringer y Ryoji Chubachi no serán oficiales. Stringer mantiene la intención de fabricar nuevos productos basados en su chip Cell.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_