Banca

El consejo de Caixa Catalunya, ajeno al relevo en la cúpula

La eventual salida de Antoni Serra Ramoneda de la presidencia de Caixa Catalunya aún no ha sido debatida en el consejo ni comunicada a los consejeros.

La eventual salida de Antoni Serra Ramoneda de la presidencia de Caixa Catalunya aún no ha sido debatida en el consejo ni comunicada a los consejeros. Diversas fuentes de este órgano de gobierno han señalado a este diario que no han tenido conocimiento oficial de una posible renuncia del alto cargo, que lleva casi 21 años en este puesto.

Sin embargo, varios medios de comunicación han difundido que Serra Ramoneda comunicó a la Diputación de Barcelona su intención de no agotar el actual mandato, según el presidente de esta institución fundadora de la caja, Celestino Corbacho. La posibilidad de que el vicepresidente del Gobierno y ministro de Defensa, Narcís Serra, sea el sustituto en la presidencia es algo que no sorprende en el consejo.

Aunque algunos representantes de los impositores (los clientes de la caja) sí han mostrado su sorpresa ante otros consejeros por que la noticia sea vox pópuli en círculos políticos y no se haya comentado en los órganos de gobierno de la entidad. Si bien, en el último consejo, celebrado el 15 de febrero, aún no se había difundido la noticia del posible nombramiento de Narcís Serra, que el año pasado entró en la asamblea de la caja elegido por la Diputación.

Algunos consejeros se plantean pedir explicaciones en el próximo consejo del día 15, si es que el propio Serra Ramoneda no les anuncia su retirada del cargo. En ese caso, la Diputación de Barcelona propondrá a su candidato. Al día siguiente, el 16 de marzo, se celebra asamblea general ordinaria que podría aprobar su salida. Algunos consejeros apuntan el riesgo de 'politización' de la caja.

Una ley polémica

CiU provocó la salida del ex presidente de La Caixa, Josep Vilarasau, con un cambio en la Ley Financiera de 2002. Pero también la modificó para que Serra Ramoneda no tuviera que dejar Caixa Catalunya. Un año después de renovar, el mandato está en el aire.