Mercado inmobiliario

La cuota mensual de las hipotecas puede subir hasta 200 euros en seis años

Los titulares de una hipoteca pueden ver cómo, en los próximos seis años, la cuota mensual de su préstamo crece entre 78 y 204 euros, según los cálculos de la Asociación Hipotecaria Española, que advierte que el mayor riesgo de subida afecta a las contratadas entre 2002 y 2004.

Según un indicador elaborado por este organismo, que augura como máximo una subida de tipos de hasta el 4,75%, la cuota mensual de una hipoteca media firmada el año pasado -106.900 euros a 25 años- podría pasar de los 510 euros actuales hasta 714 euros en un plazo de entre dos y seis años.

El riesgo de subida es mucho menor para una hipoteca contratada en 1995, debido a que en ese momento el préstamo medio era de una cuantía muy inferior -44.303 euros- y su plazo de amortización era también mucho menor -17 años-. En ese caso, la cuota mensual pasaría, en los próximos dos o seis años, de los 279 euros actuales a 357 euros.

La Asociación Hipotecaria destaca que los préstamos firmados con anterioridad a 1998 mantendrán cuotas de amortización inferiores a los iniciales aun en el caso de que a largo plazo los tipos de interés alcancen los niveles máximos registrados desde la creación de la Unión Monetaria Europea, es decir, el 4,75%.

Distinto es el caso de las formalizadas entre 2002 y 2004. En concreto, la cuota anual de una hipoteca media firmada en 2004 ascendía a 6.357 euros en el momento de su contratación y, en seis años, podría elevarse hasta 8.571 euros.

Casi todas las hipotecas, a interés variable

En cuanto a las previsiones a más corto plazo, en un horizonte de dos años, la AHE calcula que la cuota mensual de una hipoteca firmada el año pasado podría encarecerse en 88 euros y situarse en 588 euros, en tanto que un préstamo formalizado en 1995 incrementaría su cuota actual en 34 euros y se elevaría a 312 euros.

Con estos datos, la Asociación Hipotecaria concluye que las amenazas por riesgo de interés para los préstamos hipotecarios hay que situarlas más en el medio y largo plazo que en el corto.

La Asociación Hipotecaria recuerda que el 99,2% de las hipotecas firmadas en España el año pasado se hicieron a tipo de interés variable, lo que introduce un "evidente riesgo de interés", que se hace más perceptible por la opinión pública cuando, como sucede ahora, los tipos alcanzan los niveles más bajos de su historia.