El futuro de los astilleros

La SEPI presenta Navantia, la nueva Izar

La SEPI ha presentado hoy Navantia, la nueva empresa española de construcción naval militar, fruto de la segregación de actividades de Izar, que garantiza la viabilidad de parte de los astilleros públicos, y que se ha fijado el objetivo de facturar anualmente en torno a los 1.400 millones de euros.

En el acto de presentación de esta nueva empresa. en el que ha estado presente el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, así como el presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Enrique Martínez Robles, se ha avanzado también un programa anual de inversiones en torno a los 90 millones de euros, y se ha desvelado que la compañía tiene una cartera de pedidos por valor de unos 3.600 millones de euros.Este objetivo de facturación supera en 300 millones de euros la cifra de negocio de los centros que ahora integran Navantia (Ferrol, Fene, Cartagena, Puerto Real, San Fernando y Madrid) en 2004.

Solbes ha señalado que el diseño que se ha preparado para esta nueva empresa es "certero", y cumple con los objetivos de mantener la actividad de la construcción naval con criterios de eficacia. Los astilleros que no quedan integrados en Navantia tendrán un futuro bien distinto. Algunos de ellos se privatizarán, mientras que otros serán desmantelados.

Un 20%, civil

Navantia, que operará con las instalaciones de Ferrol, Fene, Puerto Real, San Fernando, Cartagena y las oficinas administrativas de Madrid, tiene marcadas como líneas de actividad la construcción naval, fundamentalmente militar, aunque en sus competencias figura un 20% de actividad en materia civil. Asimismo, se verá inmersa en líneas de actividad de propulsión y energía, reparaciones y sistemas y armas, todo ello con un alto componente tecnológico, pues de los más de 5.500 empleados de la nueva compañía, un millar son ingenieros o adscritos a las tareas de Investigación y Desarrollo (I+D).

El catálogo de productos de Navantia, que hasta ahora ha operado con la razón social New Izar, tras los acuerdos de segregación de actividades de septiembre pasado, ofrece la más amplia variedad de buques militares y de guardacostas con el fin de suministrar con plena fiabilidad tanto a la Armada Española, como a la de cualquier otro país.

Menos mil trabajadores en la Bahía de Cádiz

Más de un millar de trabajadores de las tres factorías de Izar en la Bahía de Cádiz quedarán fuera de la nueva empresa de astilleros militares Navantia, presentada hoy en Madrid, tras el Expediente de Regulación de Empleo que se firmará definitivamente "en próximos días", según esperan los sindicatos. Los representantes sindicales de los tres centros gaditanos -Puerto Real, San Fernando y Cádiz- han explicado que ayer los trabajadores afectados por el ajuste de plantilla se fueron a casa, exentos de sus funciones laborales en principio hasta el próximo lunes, cuando se espera "quede cerrado" el ERE "sin que haya sorpresas", ha indicado el presidente del comité de empresa de San Fernando, Francisco Fernández Lucas. Por factorías, Puerto Real es la que más trabajadores incluye en Navantia, 650 operarios, y pierde 615 trabajadores, según ha indicado el presidente del comité, Ramón Linares.