CincoSentidos

Rienda, con esquís españoles

El fabricante de esquís Rossignol, cuya fábrica más importante se encuentra en España, es el que equipa a María José Rienda, la esquiadora granadina que el domingo 20 en Are (Suecia) ganó su primer gigante de la Copa del Mundo de esquí alpino.

Rienda, que aspira a acabar entre las tres primeras de su especialidad en esta edición de la Copa del Mundo que finalizará el 13 de marzo en la estación suiza de Lenzerheide, es el tercer español que consigue ganar una prueba de esta competición después de que lo hicieran los hermanos Fernández-Ochoa, Paquito y Blanca. La granadina, de 29 años, calza unos esquís de la marca francesa Rossignol. Este fabricante, líder mundial, produce desde 1971 sus tablas en Artés, a 70 kilómetros de Barcelona, en la que es la única factoría de este sector que existe en España.

El grupo francés mantiene el liderato en el sector de esquí alpino que encabeza desde 1972 y que en la actualidad supone el 38,4% del mercado mundial. Durante 2003-04 vendió 1,24 millones de pares de esquí, un 2,5% más que el año anterior.

La factoría de esquís está situada en Artés, a 70 km de Barcelona

El presidente de Rossignol España, Joan Duocastella, uno de los ocho integrantes del comité ejecutivo que dirige el grupo francés, confía en 'consolidar su posición de número uno mundial con la filosofía empresarial de siempre: productos fiables, calidad técnica, implicación en el ámbito de tendencias y atletas de primer nivel', como María José Rienda que utiliza sus esquís 9S Oversize, un concepto revolucionario en la competición que se aplica a la mayoría de modelos.

La producción de unos esquís siempre tiene un mismo inicio: un núcleo de madera de chopo, una tabla cortada a la que se añaden barnices, fibras y placas, según sea la gama, para dotar las tablas de las propiedades idóneas para su empleo.

Los que utiliza Rienda, por ejemplo, están dotados de líneas de cotas sobredimensionadas que ofrecen grandes prestaciones. La superficie de agarre se ha aumentado para una entrada en curva más rápida. Gracias a la placa, bautizada como Twin Pulsion, partida en dos e integrada dentro del esquí y que optimiza la toma de cantos, se favorece su estabilidad, la eficacia y el contacto esquí-nieve.

María José Rienda se considera optimista para atacar el tercer puesto de la Copa del Mundo: 'Todo dependerá de los resultados de las tres esquiadoras que ahora tengo por delante, pero me parece que el tercer puesto está al alcance de la mano', confía la granadina.

Mientras, en Artés se dedican a mejorar sus productos y la competitividad de la fábrica: 'Sabemos lo que nos jugamos y somos conscientes de que nuestro nivel de calidad, que se traduce en la alta seguridad que ofrecen nuestros productos, no se encuentra en otros países. Si somos competitivos como hasta ahora no debemos temer la deslocalización por la que han optado las demás firmas de la competencia, nosotros no producimos en estos países, pues lo primero es la seguridad de nuestros usuarios', afirma Duocastella con orgullo.

Material deportivo para la exportación

En el ejercicio 2003-2004 se fabricaron en la factoría de Rossignol en España 390.000 pares de esquís alpinos, 210.000 tablas de snowboard y 70.000 pares de esquí de fondo. La casi totalidad se destina a la exportación. Un 53% se queda en Europa, un 29% de va a parar a Estados Unidos y Canadá, mientras que el 18% restante es para Japón y Corea. El volumen de facturación se situó en 51,4 millones de euros frente a los 49 del ejercicio 2002-2003.

El Grupo Rossignol, que agrupa distintas marcas como Dynastar, Look, Lange, Kerma, Hammer y la golfista Cleveland, que equipa al fidjiano Vijay Singh, actual número uno mundial y récord en ganancias del PGA Tour estadounidense, alcanzó unas cifras consolidadas de 479 millones de euros, de los que 380 correspondían al sector de material de deportes de invierno: esquís, botas, bastones y fijaciones de esquí alpino y nórdico además de las tablas y fijaciones de snowboard.