Lunes de los Fondos

Opciones en materias primas

El alto precio alcanzado por las materias primas es uno de los temas de moda en los mercados financieros. La escalada se extiende durante cuatro años en numerosos materiales. Aunque el petróleo, dada su importancia en los intercambios comerciales, es el material que más ha destacado, no es el único que ha subido. Metales como el cobre, el aluminio, el zinc, el acero o preciosos como el oro han experimentado un alza de precios constante en los últimos años, hasta situarlos en algunos casos cerca de máximos históricos.

El cobre, por ejemplo, se encuentra cerca de sus máximos del año 1989 y el oro, a los niveles actuales de 434 dólares por onza, ha subido el 70% desde los 260 dólares a los que se pagaba en el año 2001, si bien todavía tiene recorrido hasta alcanzar los casi 500 dólares a los que llegó a cotizar en un par de ocasiones en la década de los 80.

Las explicaciones que han dado para esta fuerte tendencia alcista se encuentran en el lado de la demanda, y las miradas se dirigen inequívocamente a China. Su fenomenal crecimiento económico y, en particular, el hecho de que se encuentre inmersa de pleno dentro de un acelerado proceso de desarrollo industrial, se traduce en una insaciable necesidad de materias primas. El tamaño que esta alcanzando su economía significa también que su impacto a nivel global es muy destacado. Pero los expertos en el sector de materias primas aluden, también, a ciertas rigideces en la oferta. El caso del petróleo es el más conocido, ya que los factores políticos y las propias actuaciones de la OPEP ponen freno a expansiones en la producción de crudo. Adicionalmente, tanto en el propio petróleo como en otras materias primas se detecta una falta de inversiones en equipamiento e instalaciones, un hecho que merma la capacidad productiva.

Hay dos preguntas en el aire en estos momentos. La primera es en qué medida van a afectar los altos precios de las materias primas al crecimiento económico mundial, y la segunda es si el hecho de que nos encontremos cerca de máximos históricos significa que también nos encontremos también ante un escenario futuro de descensos significativos de los precios. La primera cuestión no es baladí, ya que la inmensa mayoría de las recesiones producidas en la economía norteamericana han venido precedidas de altos precios del petróleo y otras materias primas. La respuesta en el momento actual, sin embargo, apunta a que la menor dependencia de las mismas por parte de las economías desarrolladas significa que se encuentran en mejor disposición de asumir estos costes. El relativamente elevado crecimiento del PIB estadounidense vendría a confirmar esta hipótesis. Por otro lado, el gigante chino, tras algunas pequeñas dudas debido al moderado ritmo de crecimiento en el tercer trimestre del año, ha sorprendido sorprendió con un dato superior al 13% en el cuarto trimestre, que sitúa el aumento del PIB para el año 2004 en el rango del 10%, en línea con lo que esta economía ha venido disfrutando en la última década.

Los expertos por tanto, no ven riesgos importantes para la economía y tampoco ven bajadas de precios de las materias primas en los próximos años, que consideran se mantendrán en niveles elevados. Algunos, como los analistas de materias primas de Barclays Capital, se atreven a pronosticar que el precio del petróleo se mantendrá por encima de los 40 dólares en los próximos 10 años. La otra cara de la moneda de este posible escenario es la oportunidad que se plantea a los inversores. Una forma sencilla de acceder a esta posibilidad de inversión es a través de fondos que invierten en empresas que operan en el sector de la energía y los recursos naturales. Las categoría Lipper Renta Variable Sector Recursos Naturales y Sector Energía proporcionan una rentabilidad media de sus fondos del 12,85% y el 8,28% respectivamente en los menos de dos meses transcurridos del presente año 2005. El retorno medio interanual para las dos categorías se eleva ya al 23,66% y el 25,67% respectivamente.

La oferta de este tipo de fondos en España es suficientemente amplia ya que entre ambas clasificaciones hay alrededor de 30 fondos disponibles. Uno de los fondos más destacados y que se puede calificar como un clásico, dada su amplia historia y comportamiento, es el MLIIF World Mining A2 USD. Este fondo, de la gestora de origen estadounidense Merrill Lynch, busca maximizar su rentabilidad en dólares mediante la inversión en compañías que operan en el sector de los metales básicos y minerales industriales.

Análisis China y el precio del barril

El aumento del consumo de petróleo por parte de China ha ido parejo a su extraordinario crecimiento económico.

El elevado consumo de carbón del que tradicionalmente ha hecho uso el gigante asiático se enfrenta a ciertas carencias en el lado de la oferta, lo que debiera incrementar las importaciones de petróleo.

A pesar de ello, el consumo per cápita de petróleo es de sólo dos barriles comparado a los 25 de Estados Unidos, por lo que el potencial de crecimiento es claro.