Buen Gobierno

Las farmacéuticas defienden la investigación como su deber social

El sector farmacéutico suele ser uno de los mejor parados en las clasificaciones de las mejores empresas donde trabaja, pero, sin embargo, arrastra una mala imagen por el alto precio de los medicamentos o sus prácticas comerciales.

No podemos avergonzarnos de ser empresas rentables', afirmó Javier Ellena, presidente de los Laboratorios Lilly, durante la conferencia el Medicamento ante el reto de la Responsabilidad Social Corporativa celebrada por Fuinsa. 'Sin rentabilidad no habría investigación que es lo que nos permite cumplir con nuestro último fin que es combatir las enfermedades', argumenta este directivo.

Para Ellena, el mayor compromiso del sector farmacéutico se ve reflejado en unas inversiones en i+D de 1 de cada 5 euros que se factura, un nivel de compromiso con la investigación que no se repite en ningún sector.

Los laboratorios Lilly se han sentido especialmente sensibles con los críticas vertidas sobre las prácticas de las investigaciones clínicas, a las que en muchas ocasiones se les acusa de no compartir sus resultados ni sus avances con el resto de la comunidad científica.

Parar huir de esta opacidad, esta compañía se ha creado una web (www.lillytrials.com) accesible a todo el mundo donde se registran todos los estudios que se están realizando y se da acceso a todos sus resultados.

Dentro de la investigación, también destaca los esfuerzos de la industria por localizar centros de desarrollo en España como también lo ha hecho Merck Sharp & Dohme, que cuenta con una planta en la que se ha invertido 200 millones de euros.

'Nos hemos esforzado por llevar una políticas de igualdad desde los años 80 que han llevado que el 60% de nuestros trabajadores en las líneas de investigación sean mujeres y que éstas representen el 33% de nuestro consejo de administración', resaltaba Alfonso Mostanero, director de Recursos Humanos de MSD en España.

En cuanto al otro tema más polémico, relacionado con los incentivos a los médicos o los farmacéuticos, el sector entero se ha mostrado favorable por una política de tolerancia cero. En este sentido Farmaindustria ha creado un código de deontológico que prohibe cualquier obsequio que supere los 30 euros y sólo admite utensilios relacionados con la práctica profesional.

La botica es un ejemplo de responsabilidad para las pymes

Representan el 0,7% de las pymes y son, según Isabel Vallejo, presidenta de la Federación Corporativa de Farmacéuticos Españoles, un ejemplo en RSC. Entre las responsabilidades de las farmacias está el respeto al medio ambiente con el programa Sigre para el reciclado de medicamentos o la divulgación de políticas sanitarias, además del seguimiento de tratamientos. 'Son compromisos adquiridos libremente', resalta Vallejo, e insiste en que son colaboraciones que no conllevan ingresos.