Jaime Hoyos

'La renta variable lo tiene más difícil en 2005'

Es director general de Crédit Agricole Asset Management (CAAM), la gestora del segundo grupo bancario europeo. Pero además Jaime Hoyos es, como se desprende de sus declaraciones, un convencido de que el mercado ofrece a los inversores múltiples caminos. La gestora nacional de Crédit Agricole administra más de 700 millones de euros y comercializa mas de 60 fondos.

¿Cuáles son las previsiones de su entidad respecto a la evolución de los mercados en este año?

En principio lo que está claro es que contamos con una previsión de desaceleración económica, y eso significa que hay riesgos evidentes de que el mercado de acciones tenga un comportamiento peor que el del año pasado. En términos relativos, pensamos que Europa tiene más margen de sorpresas positivas que Estados Unidos. Pero en términos absolutos, creemos que la renta variable lo tiene más difícil. Y vemos también, salvo que el entorno macroeconómico sea mucho peor de lo previsto, que no tiene sentido estar en bonos estadounidenses. Así, a no ser que se produzca un empeoramiento que conlleve bajadas de tipos por parte de los bancos centrales, no vemos para los bonos un escenario falto de peligro. Y es que para 2005 esperamos que los beneficios en Estados Unidos crezcan menos del 10%, y en Europa en el entorno del 9%, lo que significa en ambos casos una clara desaceleración. Ese entorno a la baja se tiene que reflejar en el mercado. Además el comportamiento del dólar y el petróleo son otras dos posibles incertidumbres.

¿Y cuáles son las recomendaciones a los inversores en este contexto?

Aunque en función del perfil del inversor el peso en cada área y cada producto recomendado sería diferente, en general estamos aconsejando desde fin del pasado año la inversión en activos de gestión monetaria dinámica. Y también en un producto, novedoso en España, para el que Crédit Agricole es líder mundial, basado en la gestión tipo VaR (value at risk o valor en riesgo). Es un activo que permite al cliente una reducción y un seguimiento muy preciso del riesgo. En un entorno como el actual de desaceleración, pensamos que es una herramienta defensiva, que además permite obtener buenas rentabilidades si las condiciones de los mercados mejoran.

Esa evolución, menos positiva, ¿la prevé también para los mercados de Europa del Este, hasta ahora la gran apuesta de los expertos?

Europa del Este ha convergido en gran parte ya. Era una buena apuesta hace dos años, pero ahora en crecimiento está claramente más cerca del mundo occidental. Para Polonia tenemos una previsión de aumento del PIB del 5,5% para 2005 y para Rusia, que es un país muy emergente, del 6%, superiores por tanto a los de la zona euro. Y respecto a los tipos de interés ha habido asimismo una convergencia fuerte en países como Polonia, República Checa o Hungría. Esos mercados siguen siendo interesantes, pero no ya tanto como antes. Sí puede haber más oportunidades en los emergentes de esa zona, pero con prima de riesgo.

Parece que son ustedes algo pesimistas...

Tampoco creo que vaya a ser un año de grandes caídas, pero sí prevemos correcciones, un peor comportamiento de los mercados. Si analizamos los resultados del pasado año, los beneficios crecieron un 26% en el primer trimestre en Estados Unidos y en el segundo, un 28%. ¿Qué ocurre? Pues que la comparativa para los tres primeros meses y para el próximo trimestre de este año es muy difícil, y es por lo que prevemos ajustes, al menos en este periodo, y en especial para el índice S&P 500. Pero si corrige el mercado americano lo normal es que Europa vaya detrás.

Pero tampoco esperan un buen panorama para los bonos.

En Reino Unido, el Banco de Inglaterra ha subido los tipos de interés, lo que ha permitido frenar la fortaleza del mercado inmobiliario y se está produciendo una caída en los últimos meses de los precios de las viviendas. Creemos que este año, una vez cumplidos esos objetivos, el Banco de Inglaterra va a bajar los tipos. Por su parte, la Reserva Federal de Estados Unidos irá normalizando su política monetaria hasta dejarlos en la zona del 3,5% al 3,75%. Respecto a la actuación del Banco Central Europeo, creo que no va a bajar los tipos y si los sube lo hará de forma muy moderada, en el entorno del medio punto.

En este contexto, hay riesgo que este año los bonos no tengan un buen comportamiento. A no ser que la economía vaya peor de los que prevemos y se bajen los tipos; pero en el panorama antes descrito, el mercado de bonos lo estamos viendo bastante peligroso.

¿Cómo definiría el perfil del inversor español?

Conservador. Si se analiza dónde está invertido el dinero que está en fondos, los datos muestran que entre monetarios, garantizados y renta fija a corto plazo está el 70% del dinero. Otra cosa es que los clientes con renta más elevada, de banca privada, acepten más riesgo porque pueden hacer inversiones a más largo plazo. Pero de los seis o siete millones de personas que en España tienen fondos, el perfil medio mayoritario es conservador.

Valores para un entorno pesimista

'Estamos apostando por sectores en los cuales la exposición de los beneficios sea pequeña en un entorno menos optimista. Además es preciso tener en cuenta que para tener un buen comportamiento en Bolsa no sólo es necesario presentar buenos resultados sino que éstos batan las expectativas', señala Jaime Hoyos. Y así cree que lo pueden hacer mejor los valores vinculados a materias primas, telecomunicaciones, compañías de consumo no cíclico, así como algunos sectores de tecnología que han estado muy castigados este año.

El director de CAAM añade que 'las empresas de semiconductores tuvieron un comportamiento pésimo, porque tenían unas expectativas de crecimiento enormes que no se cumplieron, mientras que ahora son tan bajas que a poco que hagan van cumplir'.

Sobre las telecomunicaciones destaca que 'han cumplido sus deberes, han reducido deuda y con la caja que han generado han tapado agujeros'. Además sobre esas empresas destaca otros aspectos: 'Ahora están remunerando a sus accionistas, están sopesando algunas compras o, como han hecho France Telecom y Telecom Italia han sacado de cotización a sus filiales de móviles. Telecomunicaciones es uno de los sectores que tiene un cierto colchón para este año', subraya. Por el contrario, en base a los análisis realizados por Crédit Agricole, Jaime Hoyos se muestra menos proclive a recomendar el sector financiero y las compañías de baja capitalización que tan buen comportamiento han tenido en años anteriores.