Legal

El pequeño comercio se querella contra el centro Príncipe Pío

El pequeño comercio de Madrid ha cumplido su amenaza al presentar ayer una denuncia contra el centro comercial Príncipe Pío por abrir todos los domingos y festivos del año. Es la primera de una serie de acciones previstas.

La Confederación de Comercio Especializado de Madrid (patronal que agrupa a gran parte de los pequeños comerciantes) presentó ayer una denuncia ante Dirección General de Comercio de la Comunidad contra el centro de Príncipe Pío por lo que consideran un 'abuso de ley'.

La apertura reiterada de todos los domingos y festivos desde que se inauguró el centro en octubre pasado, ha punzado al comercio tradicional que ha cumplido sus advertencias de beligerancia ante la pasividad de la administración que no ha respondido a las alegaciones enviadas por la patronal.

Según Florencio Delgado, secretario general de Cocem, la intención es recurrir ante los tribunales de justicia 'y no eludir un sólo procedimiento, ya que se incumple la Ley de Comercio'. El complejo, promovido por Riofisa, se acoge a su ubicación dentro de una estación de ferrocarril para abrir todos los días del año, pero el pequeño comercio considera que no está dentro de la estación, sino en un edificio anejo.

El primer paso se dio a principios del pasado mes de noviembre mediante el envío de un escrito a la directora general de Comercio, Carmen Cárdeno, en el que se solicitaba una explicación sobre esa libertad horaria. En el documento se hacía alusión a una supuesta 'vulneración de la normativa vigente en materia de comercio de la Comunidad' y se pedía a la administración un 'informe acerca de la legalidad de estas aperturas', y, en caso de no ser ajustadas a derecho, que fuera 'la propia Dirección General de Comercio la que adopte de oficio las medidas pertinentes'. Los comerciantes temen que se siga el ejemplo de Xanadú, también en Madrid, que abre 365 días.