Alberto García Erauzkin

'Cada minuto y medio ganamos un cliente de Telefónica'

Forjado en el campo de la auditoría y la empresa, consiguió en 2003 colocar en beneficios a Euskaltel, el operador global vasco de telecomunicaciones, seis años después de que comenzara a operar

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Deusto, Alberto García Erauzkin (Bilbao, 1960) tiene un discurso amable, pero rotundo. Desde su posición como primer ejecutivo de Euskaltel, el operador global vasco de telecomunicaciones asegura que la compañía, ya en velocidad de crucero, crecerá este año el doble que la media del mercado de telecomunicaciones en España, superará los 20 millones de euros de beneficio y situará su facturación en los 300 millones. Aporta sus datos para sentenciar que cada minuto y medio 'le ganamos en Euskadi un cliente a Telefónica' y cada 10 'hacemos un contrato con una empresa'.

Pregunta En apenas seis años, desde que comenzaran a operar han conseguido beneficios. ¿Tiene alguna receta especial?

Respuesta No. Siempre pensamos que debíamos desarrollar red propia para ganar clientes porque un abonado de acceso directo multiplica el ingreso. Además hemos realizado un importante esfuerzo en la contención de gastos.

'Creceremos el doble que la media del mercado de las telecomunicaciones'

P Pero supongo que habrán tomado en alguna ocasión decisiones estratégicas vitales para el desarrollo de la compañía.

R Quizá la política de inversiones que nos ha llevado a destinar unos recursos de casi 1.000 millones en desplegar la red. También nuestra alianza con Retevisión, ahora Auna, y la entrada en el negocio de móviles de la mano de Amena. Y, sobre todo, por el decidido apoyo de nuestros accionistas.

P ¿Cómo se concretó ese apoyo?

R Cuando pinchó la burbuja tecnológica, hace tres años, pedimos a nuestros accionistas un esfuerzo adicional con el objetivo de convertirnos en el operador alternativo a Telefónica y ganar dinero en 2003. Apostaron por ello e inyectaron a la compañía 200 millones de euros. Desplegamos con fuerza la red y ampliamos considerablemente nuestra cartera de clientes. Antes conseguíamos abonados pero eran muy pocos los de acceso directo. Así que estábamos obligados a destinar nuestros recursos a la inversión para conseguir invertir la tendencia y captar clientes directos. Eran decisiones arriesgadas pero sabíamos que todos nuestros proyectos tenían un gran componente de certidumbre.

P Supongo que también habrán tenido algún que otro fracaso.

R No lo calificaría como fracasos. Por ejemplo Canal 21, nuestro portal de internet costó 30 millones de euros y no funcionó. Nos sirvió, además, de para perder dinero, para aprender. Rectificamos y fuimos los primeros en el mercado que cortó con esa sangría.

P Telefónica les ha acusado en varias ocasiones de que Euskaltel, una compañía nacida bajo el amparo del Gobierno vasco, tiene bula en las instituciones para conseguir contratos.

R No es cierto. Dicen que nos ha adjudicado contratos importantes. Antes no salían a concurso. De los nueve ayuntamientos del País Vasco de más de 50.000 habitantes sólo dos convocaron concurso. Pues bien. El De San Sebastián se lo ha adjudicado Telefónica y el de Getxo nosotros.

P Sí, pero se han quedado con la cuenta del Gobierno vasco.

R Hicimos una buena oferta. Afortunadamente no vivimos de las instituciones. De los casi 300 millones de facturación que tuvimos el pasado año, sólo el 5% procedió de las instituciones. Telefónica compite duramente y ha sabido con el tiempo amoldarse a un mercado en competencia.

P Ganan cuota cada año. ¿Piensan mantener este ritmo?

R Sí, esa es nuestra apuesta, aunque cada vez es más difícil crecer. Cada minuto y medio, los días laborables, le ganamos un cliente a Telefónica y cada diez conseguimos un nuevo abonado de empresa.

P Han presentado recientemente su plan estratégico hasta 2007. ¿Qué objetivos persigue?

R Nuestro escenario contempla que en 2007 debemos ser los líderes en Euskadi en el negocio de empresa. Para ello debemos ofrecer soluciones integradas de telecomunicaciones y tecnologías de la información adaptadas al perfil del cliente, dar un servicio excelente, garantizar a nuestros clientes la renovación tecnológica y dar a todos las soluciones más avanzadas que hasta ahora sólo ofrecíamos a las grandes corporaciones. Tenemos que ingresar más de 150 millones por este capítulo cuando en 2004 facturamos 100 millones. Nos queda pastel para comer.

P ¿Y en el capítulo de su cuenta de resultados?

R Nuestro plan de negocio nos dice que este ejercicio debemos superar los 20 millones de euros de beneficios netos -el pasado año ascendió a 16,2- y superar los 300 millones de facturación. Para ello debemos crecer el doble que la media del mercado.

P Telecom Italia, su socio tecnológico, ha ido perdiendo peso en el accionariado y ha pasado de un 18% a un 3%, y parece que su intención es salirse. ¿Les puede afectar?

R El esfuerzo está realizado y mantenemos un acuerdo por tiempo indefinido de asistencia técnica que ha permitido que en Europa sólo Telecom Italia y nosotros hayamos puesto en el mercado sistemas novedosos como el prepago de banda ancha. De todas maneras ya nos hemos licenciado.

P ¿Tienen previsto ofrecer sus servicios fuera del País Vasco, su territorio natural?

R No vamos a despreciar oportunidades fuera de Euskadi. Ya damos servicios a nuestros grandes clientes en otras zonas.

P ¿Para cuándo su salida a Bolsa?

R No está en el plan estratégico, pero se hará cuando lo digan los accionistas.

El imparable proceso de concentración del sector

Alberto García Erauzkin dirige una empresa que, según los datos de la CMT de 2003, le coloca como cuarto operador en España por número de clientes de acceso directo, por detrás de Telefónica, Ono y séptimo por ingresos en telefonía fija. Cuenta con 500 trabajadores y genera más de 5.000 empleos indirectos.

Erauzkin vaticina un reordenación en el sector de las telecomunicaciones que desembocará en un proceso de concentración con menos actores, pero con mayor músculo. El consejero director general de Euskaltel considera que es 'bueno' que se constituya un operador global 'fuerte' con el objetivo de realizar una competencia solvente a Telefónica.

Su candidato para liderar ese proceso es el grupo Auna y por eso considera 'lógico' el intento de la operadora de hacerse con el control de Ono, una operación que todavía no se ha materializado. Aboga porque sea Amena la adjudicataria de la asignación de frecuencias en la banda de los 900 megahercios prevista por el Gobierno a cambio de que se mejore la calidad del servicio y la cobertura. A este nuevo acceso al espectro radioeléctrico aspiran también Telefónica Móviles y Vodafone. Algo le va en ello ya que Euskaltel es el operador de móviles de Amena en el País Vasco en un convenio que tiene carácter indefinido.

García Erauzkin sustenta sus afirmaciones con datos. En la pasada campaña de Navidad, la más importante del año, Euskaltel copó el mercado en Euskadi con la venta de más de 35.000 aparatos, más del doble que el ejercicio anterior.

Las cuentas le salen, a pesar de que en 2001 de los 72 millones que tuvo de pérdidas, 48 fueron provocados por la comercialización de 300.000 móviles.