Ocupación

Alemania llega a cinco millones de parados, récord desde la posguerra

Alemania tenía el último día de enero más de cinco millones de parados, cantidad desconocida desde la posguerra, en los años cuarenta del siglo pasado. El fuerte avance estacional y la afloración de nuevos colectivos tras la reforma laboral impulsaron el desempleo en 573.000 personas en enero. La tasa de desempleo llega al 12,1%.

Alemania alcanzó en enero la temida cifra de 5 millones de parados: tantos como en los últimos años de la República de Weimar, antes de la llegada de los Nazis al poder, y un récord al alza desde la Segunda Guerra Mundial. El número de desempleados ascendió el pasado mes en 573.000 personas hasta los 5.037.000 millones de parados. La tasa de desempleo se disparó en 1,2 puntos porcentuales hasta el 12,1%. El dato, sin embargo, es engañoso, porque se debe principalmente a un efecto estadístico y a factores estacionales.

Debido a la reforma laboral implantada a comienzos de año, los receptores de ayuda social en condiciones de trabajar, que hasta ahora no aparecían en las estadísticas, son contabilizados como parados. Según la Oficina Federal de Empleo, este efecto estadístico incrementó la cifra de desempleados de enero en algo más de 230.000 personas. Los factores estacionales proporcionaron los cerca de 345.000 restantes por lo que, sin ambos efectos extraordinarios, el número de parados no varió. No obstante, el desempleo ha subido durante once meses consecutivos antes de la introducción de la reforma laboral, debido a la ola de recortes de costes en las empresas germanas y la deslocalización de empleos a otros países, fundamentalmente a sus vecinos del Este.

El ministro alemán de Economía y Trabajo, Wolfgang Clement, restó importancia a las cifras de enero e insistió en que, por lo menos, dan una visión más realista del mercado. Clement defendió la reforma laboral del gobierno de coalición entre socialdemócratas y verdes y dijo que hay 'cinco millones de razones' para creer en ella. Clement pidió no caer en el pánico y en el negativismo. 'Alemania no debe sumirse ahora en la autocrítica, el escepticismo y la duda', dijo. 'Los cinco millones que ahora están en el paro merecen un esfuerzo cinco millones mayor para reducir el paro', dijo.

La reforma supone un recorte de las prestaciones de desempleo para los parados de larga duración y facilita el despido, pero también pretende mejorar la gestión de las oficinas de empleo que buscan nuevas colocaciones. Lo más importante es que cada joven en paro 'reciba inmediatamente' una oferta de empleo o de reconversión profesional, dijo Clement, que pronosticó una mejora de la situación del mercado laboral en la segunda mitad del año. A corto plazo, las cifras serán todavía peores, pues hay unos 70.000 receptores de ayuda social que aún no han sido incluidos en las estadísticas, según la Oficina.

Impacto electoral

Aunque se trata de una cuestión psicológica, los expertos creen que el dato de paro de enero podrían tener un impacto negativo en los resultados del Partido Socialdemócrata Alemán en las próximas elecciones regionales.

Los estados federados de Schleswig-Holstein y Renania del Norte-Westfalia (el más poblado de Alemania) eligen a sus parlamentos regionales el 20 de febrero y el 22 de mayo, respectivamente. El canciller Gerhard Schröder, de campaña hoy en Schleswig-Holstein, calificó las cifras de desempleo de enero de 'deprimentes, pero honestas'.