Software

La justicia de EE UU pide nuevos datos sobre los planes de Microsoft

Las autoridades antimonopolio de EE UU van a sentarse con representantes de Microsoft en febrero para examinar Longhorn, la próxima versión del sistema operativo Windows prevista para 2006.

El departamento de Justicia estadounidense ya acusó a Microsoft de prácticas contra la competencia en 2002 y quiere cerciorarse de que los futuros desarrollos del gigante informático no acarrearán problemas.

Longhorn ha sido fruto de estudio durante los últimos meses, pero la compañía deberá aportar nuevos documentos a la investigación y demostrar que no incumple los acuerdos judiciales a los que llegó en noviembre del año 2002.

En virtud de ese pacto, la empresa de Bill Gates tuvo que licenciar, entre otras tecnologías, un paquete de protocolos de comunicaciones que facilita a sus competidores crear aplicaciones compatibles con Windows.

Además, fruto de esta vigilancia, incluso ha sido aparcada la idea de equipar el sistema operativo Longhorn con una herramienta avanzada de gestión de ficheros llamada WinFs.

Doble beneficio

A pesar de los reveses legales en EE UU y de la Unión Europea, Microsoft ha duplicado su beneficio neto en el segundo trimestre fiscal hasta los 2.666 millones.

La facturación ha marcado su mayor cifra conseguida hasta ahora, 8.330 millones de euros, con un alza del 6,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Microsoft prevé alcanzar unos ingresos entre 30.250 millones y 30.400 millones al final del ejercicio fiscal -31 de diciembre-, con un beneficio en torno a los 12.540 millones.

Récord para ventas

El fabricante estadounidense de software Veritas ha elevado su beneficio un 18% en 2004, hasta los 316 millones de euros. Sus ventas han alcanzado un tope histórico para la empresa de 1.560 millones de euros, un 17% por encima de la cifra de negocio de 2003.