Laboral

Bruselas urge a España a reformar el mercado laboral para ser productiva

La Comisión Europea advirtió ayer que el crecimiento de la productividad en la UE está registrando una 'dramática caída'. La falta de reformas laborales es una de las causas de esta situación, que afecta especialmente a España.

Bruselas ha vuelto a ponerse seria con los Gobiernos de la Unión Europea. La Comisión Europea alertó ayer en su informe sobre el empleo 2004-2005 sobre la 'dramática' caída que está experimentando la productividad laboral en la UE, lo que le hace perder competitividad respecto a EE UU.

Entre 2001 y 2003 la productividad laboral de los Quince creció un 0,6% mientras que la estadounidense avanzó un 2,9%. Esto ha ocurrido, según la Comisión, porque 'el aumento del empleo en los Veinticinco viene acompañado de una caída del crecimiento de la productividad, que podría atribuirse a la llegada de trabajadores a sectores económicos de escasa productividad'.

España e Italia han sido los Estados que peor se han comportado en esta materia ya que en 2003 registraron los menores avances de productividad de los 25 países de la UE. Los diez países de la ampliación junto a Grecia e Irlanda son los países donde más avanzó la productividad en este periodo, si bien sólo Irlanda cuenta con unos niveles de productividad mayores a la media europea. El caso español podría decirse que es, según las mediciones de la Comisión Europea, uno de los más preocupante de todos porque la productividad laboral además de crecer menos que en la mayoría es más baja aún que en Italia (ver mapa).

La flexibilización de la organización del trabajo en España es todavía 'limitada', según la CE

Estos problemas con la productividad están directamente relacionados con la estructura económica y del mercado laboral español, que urge una vez más a que se reforme para hacerlo más productivo y conseguir los objetivos de la agenda de Lisboa.

Así lo diagnostica Bruselas que ayer dio un tirón de orejas al Gobierno socialista de Zapatero al reprocharle que ha dado 'una respuesta política insuficiente a la recomendación comunitaria de revisar el marco legal para hacer los contratos indefinidos más atractivos, disuadir del uso de los contratos temporales y fomentar el empleo a tiempo parcial'.

En el análisis que hace Bruselas del grado de cumplimiento de las recomendaciones en materia de empleo en cada país, la peor calificación para España está en la citada mejora de la estabilidad en el empleo.

Pero también hace una llamada de atención sobre otras materias acerca de las cuales hay algún avance pero éstos son escasos y 'limitados'. Se trata de asuntos como modernizar la organización del trabajo para hacerlo más flexible, reformar los convenios colectivos, incentivar el empleo femenino y de los más mayores, así como mejorar la educación y la formación continua'.

La CE cuestiona las finanzas públicas

La Comisión Europea advirtió ayer que en la mayoría de los países de la UE la viabilidad a largo plazo de las finanzas públicas aún no está asegurada y que, además, será 'difícil cumplir' con la agenda de reformas económicas aprobada en Lisboa en el año 2000. El Ejecutivo comunitario hizo estas valoraciones en un informe sobre la aplicación por los Estados miembros de las orientaciones generales de política económica (Gopes) aprobadas por la UE para el período 2003-2005.

El ritmo global de las reformas se mantuvo sin cambios en 2004 y 'es evidente' que, al ritmo actual, la puesta en marcha integral de las Gopes no puede garantizarse, por lo que será 'difícil realizar las ambiciones de Lisboa', que pretenden convertir a la UE en la economía más competitiva del mundo en 2010.

A pesar de los esfuerzos recientes para asegurar la viabilidad a largo plazo de las finanzas públicas, éste 'sigue siendo un problema importante' en una mayoría de países, en concreto Bélgica, Chipre, República Checa, Alemania, Grecia, España, Francia, Hungría, Italia, Malta, Polonia, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia.