Deficit

El déficit comercial avanza a tasas del 30% y alcanza ya el 7,5% del PIB

Los intercambios comerciales de España generaron en los once primeros meses del año pasado un saldo negativo de 54.474 millones de euros, superando todo el déficit de 2003 y un 29,8% más que hasta noviembre del mismo año. En los últimos doce meses la cantidad se acerca a los 60.000 millones de euros (58.769), el 7,47% del PIB.

Noviembre supuso un pequeño alivio para el desequilibrio comercial español, ya que recompusieron ligeramente su comportamiento las exportaciones: subieron un 18%, mientras las importaciones lo hicieron en un 19,7%. Pese a todo, el saldo negativo llegó a 5.687 millones, un 24% más que en noviembre de 2003.

Pero las cuentas exteriores de la economía española en los once primeros meses del año siguen constituyendo una cifra récord de déficit comercial, y ahora seguramente el principal problema económica de España, puesto que denota una alarmante pérdida de competitividad de los bienes y servicios españoles.

Hasta noviembre las ventas al exterior crecieron un 6,2% y llegaron a los 134.110 millones de euros; como las compras sumaron 188.584 millones de euros, con un avance del 12,1%, el desequilibrio exterior de bienes y servicios llegó a los citados 54.474 millones de euros. Esta cantidad, récord histórico para España, es un 29,8% más que el generado en el periodo similar de 2003. Para dar una idea gráfica de la dimensión de este desequilibrio, apuntar que en los últimos doce meses ha llegado a 58.769 millones de euros, un 7,47% del PIB nominal esperado para 2004, ratio muy superior a la de Estados Unidos.

La compra de crudo crece un 21,3%; la de coches, un 24%, y la de bienes de uso duradero, un 15,8%

Con estos intercambios, España sólo financia con sus ventas el 71,1% de sus compras, casi cuatro puntos menos que hace un año, lo que da otra idea del deterioro de esta variable en el último año. El desequilibrio es geográficamente homogéneo, pero alarmante y creciente en aquellas zonas con las que mayor volumen comercial intercambia España. Así, siempre en los once primeros meses, España sólo tiene superávit con la zona de los países candidatos a integrarse en la Unión Europea o con Oceanía. Con Alemania acumula un déficit de 14.989 millones de euros (con cobertura del 50%), y con China de 6.656 millones (tasa de cobertura del 13,7%), y de 8.420 millones con los países de la OPEP, como consecuencia de la importación masiva de petróleo y a precios elevados.

Sólo los intercambios con la UE y Asia generan 77 de cada cien euros de déficit. Mientras que las ventas hacia la UE crecieron un 4,8%, las importaciones lo hicieron un 9,4%; hacia Alemania las ventas crecieron un 3,5%, y las importaciones un 11,4%. Con China las ventas subieron un 5,5% y las compras un 26,5%.

Por sectores crecieron las ventas de bienes de equipo un 8,9% (más de un 23% en noviembre); un 7,5% las de seminanufacturas y un 6,4% las de automóvil. En cuanto a las importaciones, los productos energéticos crecieron un 21,3%, fundamentalmente por el avance de los precios del crudo; la compra de coches creció un 24,4%; y un 15,8% otros productos de consumo duradero.

Por otra parte, la balanza por cuenta corriente de la zona euro registró en noviembre de 2004 un superávit de 400 millones de euros, en datos corregidos de variaciones estacionales, lo que supone una caída de 1.000 millones en comparación con los 1.400 millones alcanzados en octubre (en datos revisados), principalmente como resultado de una fuerte caída en el excedente de servicios, según informó ayer el Banco Central Europeo (BCE). Los bienes tuvieron un superávit de 5.800 millones de euros, prácticamente sin cambios con respecto al mes anterior, mientras que el de servicios se situó en 700 millones, 1.400 millones menos que en octubre.