Legal

Nokia y Vitelcom firman la paz en el pleito de patentes

La guerra de las demandas por el uso de patentes sobre la fabricación de terminales móviles entre Nokia y Vitelcom ha finalizado en acuerdo. Las compañías han pactado un comunicado en el que afirman que desisten de la vía judicial, sin ofrecer detalles.

La multinacional finlandesa Nokia, primer productor mundial de teléfonos móviles, y el fabricante español Vitelcom han firmado la paz en el contencioso sobre el uso de patentes que mantenían desde hace dos meses.

En un escueto comunicado suscrito por ambas corporaciones comunican que han alcanzado un acuerdo para retirar los pleitos sobre el uso de licencias sobre patentes que mantenían en los tribunales españoles y alemanes.

A pesar del absoluto mutismo sobre el pacto, todo indica que Nokia ha obtenido satisfacción a sus peticiones y Vitelcom pagará una cantidad no especificada por el so por una licencia que incluye algunas patentes de Nokia relacionadas con el estándar de comunicación GSM/GPRS. Nokia, por su parte se compromete a hacer lo mismo por el uso de una licencia de patentes desarrollada por Vitelcom.

Responsables de comunicación de ambas compañías expresaron su satisfacción por el pacto. En el caso de Vitelcom se valoran las ventajas del restablecimiento de la situación anterior al intercambio de demandas. El fabricante español reconoció durante todo el proceso su temor a la prolongación de un enfrentamiento con una empresa que comercializa en todo el mundo un número de teléfonos móviles 100 veces superior al de Vitelcom.

El acuerdo no sólo pone fin a las disputas pendientes en los tribunales, sino que también deja las 'puertas abiertas' a futuros acuerdos entre ambas empresas, según indicaron a Europa Press fuentes de ambas empresas.

Un pacto con muy pocas explicaciones

Nokia fue la primera en presentar una demanda contra Vitelcom al acusar a la empresa española de utilizar sus patentes sin pagar la licencia corespondiente.

Vitelcom respondió con una demanda en la que reclamaba 50 millones por los daños morales.

El pacto final apenas especifica los términos sobre los que se logra la paz.