CincoSentidos

400 kilómetros por los Pirineos sobre un trineo

Enero es sinónimo de competiciones deportivas. Una vez finalizado el Dakar, la atención se traslada de las áridas tierras del desierto africano a los picos nevados del Pirineo. Desde el pasado sábado, 50 equipos recorren los 418 kilómetros que conforman el trazado de Pirena. No están solos. Les acompañan 600 perros nórdicos, independientemente de que utilicen para recorrer el trazado unos esquís o un trineo.

Hasta el 5 de febrero la comitiva visitará parajes de alta montaña de Cataluña, Aragón, Andorra y Francia. En sus 15 años de historia, esta carrera de obstáculos no ha logrado colocar a ningún español en lo más alto del podio.

Pese a que no crece el número de equipos, ya que la afluencia de competidores está limitada por razones ecológicas, sí se incrementa año tras año la presencia de competidores internacionales. En esta ocasión participan deportistas de 11 países.

Entre los que tienen mayor opción se encuentran equipos de Alemania, Austria y Noruega. El gran premio Pirena Affinity Advance se disputa en dos categorías, trineos y skijöring, en la que el esquiador es arrastrado por un perro.

Pep Parés, director de la competición, explica que Pirena no es sólo un acontecimiento deportivo. 'Persigue la promoción de la naturaleza y las montañas, el respeto al medio ambiente y la cultura', apunta. Fiel a esta idea es el programa de adopción de perros abandonados que promueve la organización entre el público de Pirena. En esta edición participa por primera vez de un discapacitado físico, Manel Ávila, que utilizará un trineo adaptado.

El nacimiento de las carreras de trineos como deporte data de 1925 cuando la ciudad de Nomen (Alaska) padeció una epidemia de difteria y se encontró incomunicado por un fuerte temporal. Sólo pudo acceder a la zona un trineo tirado por perros cargado de medicamentos. Para conmemorarlo se creó Iditardord, una carrera que hace el mismo itinerario y que se ha convertido en la competición más importante en esta categoría por la distancia que recorre, más de 1.700 kilómetros.

Candanchú, Baqueira Beret, Port Ainè, Font Romeu o Grau Roig son algunas de las estaciones en el recorrido de Pirena. La Molina será la encargada de recibir a los vencedores el próximo día 5.