Sin resolver

Asignaturas de transparencia pendientes para 2005

No todo está hecho en materia de gobierno corporativo. A pesar de los ríos de tinta que se han escrito sobre la adopción de medidas de transparencia, aún quedan asuntos pendientes que están en mantillas o por aplicar. Los expertos y empresas creen que 2005 debe ser el año en que se pase de las teoría a la práctica y se creen verdaderos sistemas para comprobar la aplicación de estos criterios, que en muchas ocasiones también están por desarrollar.

La semana pasada, el Foro de Reputación Corporativa (FRC), se convirtió en un foro de debate en el que los altos ejecutivos se mostraron especialmente críticos con la circular de la CNMV. Ricard Fornesa, presidente de La Caixa y Agbar, pasó la responsabilidad de ser el principal representante de este foro a Francisco González, presidente del BBVA, no sin antes lanzar unas duras críticas contra la CNMV.

Fornesa tachó de 'ambiguos' los términos en los que están redactados los requisitos de transparencia. La CNMV asegura que no comenta las opiniones de particulares, pero insiste en subrayar que la circular de 2004 estuvo sometida a consulta durante un largo periodo de tiempo. 'De hecho se introdujeron muchas de las propuestas recogidas en el periodo de consulta pública', insisten desde el organismo regulador.

'Es necesario dotar a la CNMV de recursos para que realice una función de control'

La CNMV no tiene entre sus planes repasar los términos de esta circular y en este sentido sólo prevé sacar la circular que afectará a las cajas de ahorro. Pero este organismo tiene pendiente una de las asignaturas más reclamadas en materia de buen gobierno: la creación de un código único

El Instituto de Consejeros-Administradores insiste en que ésta va a ser una labor primordial este año, 'pero yendo más allá de la mera refundición de los códigos existentes', insisten los portavoces de esta asociación que reúne a consejeros y ejecutivos internos, externos, independientes y dominicales. El Instituto ha hecho llegar a la CNMV su propuesta de Principios de Buen Gobierno, que también envío a las compañías cotizadas y la administración, en la que se desgranan sus propuestas basadas en el análisis de 17 códigos internacionales y las últimas propuestas de la OCDE y UE.

Pero además cree que 'es necesario dotar a la CNMV de recursos para que realice una función supervisión y control efectiva de la veracidad de las informaciones facilitadas en los mercados y, en particular, en los informes anuales de gobierno corporativos y hechos relevantes', subrayan desde el Instituto de Consejeros-Administradores.

Pero no todo depende de la CNMV. Las empresas también tienen trabajo por hacer. La consultora Deloitte analizó qué principios de gobierno corporativo estaban más extendidos en las empresas españolas. 'La ley de transparencia ha obligado a las empresas cotizadas ha cumplir de manera formal con unos mínimos, ahora falta que estos principios calen en la organización', comenta Nuria Ávalos, directora de Gobierno Corporativo de Deloitte.

Para Ávalos una de las grandes asuntos por resolver en este campo es que la transparencia llegue también a las empresas no cotizadas. 'Aunque no es obligatorio, algunas ya están trabajando en ello, pero sería recomendable que se pongan al mismo nivel que las empresas que están en bolsa', apunta Ávalos.

El Club de Excelencia en Sostenibilidad, que reúne a más de 20 empresas dispuestas a promover las prácticas de buen gobierno, coincide en este punto de vista.

'Las prioridades en materia de gobierno corporativo deberían de ir orientadas a reforzar la información y transparencia por parte de las sociedades cotizadas. También puede ser un buen ejercicio extrapolable voluntariamente a empresas no cotizadas', opina Eduardo Montes, presidente de Siemens y del Club de Excelencia en Sostenibilidad.

Sin fecha para la fusión de los códigos

A pesar de ser uno de los temas más esperados, la CNMV todavía no tiene fecha, ni un plan de trabajo definido para la unificación de los códigos Olivencia y Aldama. 'De momento no hay fecha fijada', dicen fuentes internas de la CNMV. El cambio del equipo gestor del organismo regulador del mercado ha provocado que el plan de trabajo para la creación de un código único se haya visto retrasado, según explica su portavoz.

'Debería estar ya planificado', opina Nuria Ávalos, gerente de la división de Gobierno Corporativo de Deloitte, que apunta que la creación de estos códigos llevan un periodo de tiempo y el no haber empezado ya a trabajar seriamente en ello, supone que habrá que esperar unos cuantos meses para que aparezca el código definitivo.

Otros no consideran que la aparición del nuevo código sea tan urgente. 'Tanto el Código Olivencia como el Informe de Comisión Aldama son guías que establecen, desde el principio de autorregulación, cuestiones tales como la estructura del Consejo de Administración, los deberes de los administradores, etc., y las empresas sobre la base de estas recomendaciones tiene la libertad de adoptarlas o no', reflexiona Eduardo Montes, presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad.

Sea o no fundamental para la transparencia, parece claro que el nuevo código va a tardar. Sobretodo teniendo en cuenta que nadie se conforma con una somera refundición de sus antecesores, y que debe incluir nuevos aspectos para que no nazca ya obsoleto. Este es la mayor cruzada del Instituto de Consejeros que ha realizado una propuesta formal en la que resaltan la promoción de medidas para revitalizar el papel de las juntas de accionistas.

Esta asociación propone, siguiendo las recomendaciones internacionales, que para dar un mayor protagonismo a las juntas el nuevo código de la CNMV promocione el uso del voto electrónico y que se facilite más información sobre los puntos del día en los que se detallen de manera especial los nombramientos y ceses de consejeros, la política de remuneración del consejo y las remuneraciones individuales de los consejeros, y las modificaciones de los estatutos sociales.