Medios

Ocho países lideran la carrera de la TV digital terrestre

Ocho países europeos se han embarcado en la aventura de la televisión digital terrestre, la llamada televisión del futuro, que mejora la calidad de las emisiones analógicas y optimiza el uso del espectro radioeléctrico al multiplicar por cuatro el número de canales. Otros dos se sumarán a la aventura en el primer trimestre de este año.

España, que aspiró a ser el segundo país del mundo en implantar la nueva tecnología en competencia con el Reino Unido, inició sus emisiones en abril de 2002, tras el fracaso de la plataforma Quiero TV. El nuevo Gobierno ha lanzado el 31 de diciembre un plan de relanzamiento de la TDT, una vez que países como Reino Unido, Suecia, Finlandia, Italia, Alemania, han conseguido éxitos allá donde la experiencia española no termina de despegar.

El número de usuarios de la TDT en España, después de tres años, no supera los 30.000. Frente a esta cifra Reino Unido cuenta con casi cinco millones (el 20% de penetración), Italia con un millón (7%), Finlandia con 550.000 (14%) y Suecia con 375.000.

El avance de la TDT ha inducido a la mayoría de los países de la UE a adelantar el llamado apagón analógico, según informes realizados por Abertis y la consultora Universal TV. En 2010 la gran parte de los Estados contarán con el estándar digital como exclusivo para las emisiones de televisión. En España, el Gobierno ha decidido reducir dos años el periodo de transición al fijar como límite el año 2010, que también es la referencia en Irlanda y Alemania.

Más madrugadores serán en Italia, donde el Gobierno decidió recientemente adelantar la desconexión a 2006. Reino Unido ha fijado una banda entre 2006 y 2010. Alemania ha desarrollado un modelo de apagón por zonas geográficas. En 2003, un año después del lanzamiento de la TDT, Berlín se convirtió en la primera ciudad europea en que finalizó las emisiones analógicas. A lo largo de este año otras regiones del suroeste se unirán a la desconexión. En primavera se espera que comiencen las emisiones de TDT en el territorio de la antigua RDA.

En Italia, el Gobierno de Silvio Berlusconi se ha empleado a fondo en el desarrollo de la TDT. Entre septiembre y noviembre de 2004 se han vendido un millón de descodificadores, gracias a las subvenciones de 150 euros ofrecidas por el Estado. La cobertura alcanza al 70% del territorio. Ofrece una programación soportada en cinco múltiplex repartidos entre la televisión pública RAI, Mediaset y La 7.

Finlandia cuenta con 15 canales de TDT, todos gratuitos excepto los tres de Canal +. El operador de red más activo es Digital, que da soporte a los canales públicos de YLE y las emisiones comerciales de MTV3 y Noleon. A final de 2004 la cobertura alcanzaba el 94% de la población. En el presente año se aspira a llegar al 100%. La madurez del sistema ha facilitado la introducción de servicios de alta interactividad soportados en la tecnología MHP.

Suecia vivió el año pasado el despegue de la TDT. Con 175.000 nuevos usuarios en 2004, Boxer, operador de televisión digital en el país escandinavo, aumentó su base de clientes un 88%. Previsiblemente, este fuerte crecimiento continuará en 2005, a medida que el país se prepara para la desconexión definitiva. El Estado implantará el modelo alemán de desarrollo por zonas geográficas y tres regiones verán el apagón analógico en la segunda mitad de 2006.

Suiza ha iniciado sus emisiones de la mano del operador SRG SSR del grupo SwissCom. Holanda inicio sus emisiones en 2003 y ha iniciado ya el proceso de desconexión analógica.

Francia

En octubre de 2002 se produjo en Francia la asignación de 30 programas de TDT en seis múltiplex. Ocho de ellos correspondieron a cadenas de titularidad pública, otros ocho fueron asignados a programas de televisión privada gratuita y otros 14 a canales de pago.

Tras diversos aplazamientos, en junio de 2004 se aprobó el calendario de lanzamiento de la TDT en Francia. En marzo de 2005 se lanzarán 14 canales gratuitos y entre septiembre de 2005 y marzo de 2006 comenzarán a emitir 14 canales de pago. En marzo del presente año se asegura una cobertura de la señal en este estándar para el 35% de la población; en septiembre se habrá elevado hasta el 50%, y en junio de 2006 alcanzará el 65%.

Portugal tiene previsto lanzar sus emisiones en el primer trimestre de este año.

Reino Unido, éxito tras dos intentos

Reino Unido es considerado el abanderado europeo en la implantación comercial de la televisión digital terrenal. Con cerca de cinco millones de usuarios, más del 60% del total de abonados en Europa, se sitúa, a mucha distancia, en cabeza del continente en la generalización de la TDT.

Fue pionero en el lanzamiento comercial de la televisión digital terrenal a finales de 1998, pero también fue protagonista del primer fracaso: el modelo de pago que encarnó ITV cesó sus actividades sólo tres años después de empezar a funcionar. El sistema de abonados y los continuos fallos técnicos de la plataforma explicaron el colapso. Una vez que ITV devolvió las licencias, se abrió un nuevo proceso de asignación y, en julio de 2002, fueron concedidas a un consorcio liderado por la pública BBC y Crown Castle. Pocos meses después, los dos operadores, junto a BSKyB, lanzaron una nueva oferta comercial bajo el nombre de Freeview. El modelo, basado en una oferta de televisión gratuita disponible con la simple compra de un descodificador o IDTV, ha logrado cosechar cierto éxito, pero aún enfrenta algunas incertidumbres. El Gobierno está debatiendo la fecha del apagón analógico, que se realizará entre 2006 y 2012. También se busca profundizar el grado de cobertura, que en la actualidad alcanza al 75% de la población.

España, tres años de emisión bajo mínimos

El pasado 30 de diciembre el Gobierno anunció por sorpresa su plan de medidas urgentes para impulsar en España la Televisión Digital Terrestre. A esa fecha habían transcurrido cinco años desde que en el año 2000 el ejecutivo anterior lanzó la plataforma Quiero y adjudicó siete licencias de canales estatales, ambas iniciativas en el nuevo estándar de la TDT.

Dos años más tarde, en abril y en junio de 2002, los dos canales de RTVE, Antena 3, Canal+, Telecinco, Veo y Net, iniciaron sus emisiones en TDT. El lanzamiento se produjo como estaba previsto legalmente, pero desde el comienzo se sabía que iba a ser un fracaso por dos razones principales. Que no existían aparatos en el mercado adecuados para adaptar el parque de televisores a la TDT, y la segunda, que los principales radiodifusores optaron por repetir en digital idéntico programa al que emitían en analógico.

El fracaso en el lanzamiento de la TDT se confirmó en junio de 2003 con el cese de actividades y emisiones de Quiero TV. Desde ese momento el intento más serio para relanzar el proceso de la TDT fue protagonizado por el entonces ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, pero sus planes fueron parados en La Moncloa.

El nuevo impulso a la TDT decidido el pasado diciembre por el gobierno socialista se articula a través de un calendario muy apretado, aunque todavía es provisional.