España

Casi la mitad del Ibex supera niveles de 2000

El Ibex aún debe subir un 40,9% para regresar a las cotas históricas que alcanzó en marzo de 2000. Pero la apuesta de los inversores por los valores más defensivos ha permitido que 14 empresas del Ibex coticen ya por encima de los niveles alcanzados entonces.

El 6 de marzo de 2000 el Ibex alcanzó máximo histórico de 12.816,8 puntos. A partir de entonces, coincidiendo con el estallido de la burbuja tecnológica, el mercado inició una crisis de tres años de duración que le llevó a tocar un mínimo de 5.364,5 en octubre de 2002. La recuperación de los dos últimos ejercicios -el Ibex ha subido más del 50%- ha permitido que en total 14 empresas del Ibex coticen ya por encima de las cotas alcanzadas en plena euforia bursátil. 13 valores del índice no han superado las cotas de entonces, mientras que otros ocho valores no cotizaban en 2000.

Iberdrola, Sacyr-Vallehermoso, Metrovacesa, Ferrovial, FCC, ACS, Abertis, Acciona, Acerinox, Altadis, Popular, Repsol, Mapfre y Enagás cotizan por encima de los niveles de hace casi cinco años.

Los pesos pesados del índice, los verdaderos motores de la Bolsa, aún están lejos de recuperar los precios de 2000, lo que explica que el mercado aún deba subir un 40,9% para regresar a aquellas cotas históricas. Telefónica todavía pierde un 52% con respecto a los 28,69 euros que alcanzó entonces, BBVA se ha dejado el 16% desde los 15,29 euros que marcó en 2000 mientras que Santander cotiza el 15,69% por debajo de los 10,9 euros.

La aversión al riesgo que ha dominado en el mercado en los últimos años se ha reflejado en una apuesta por los valores con carácter más defensivo.'En las épocas difíciles los inversores optaron por empresas con ingresos fáciles de predecir, flujos de caja estables y rentabilidades por dividendo atractivas. En definitiva valores que no dependían tanto de la economía', comenta Jordi Padilla, de Atlas Capital.

La apuesta por Internet y las nuevas tecnologías generada a finales de los años noventa provocó pérdidas millonarias para muchos inversores que compraron acciones en el momento alto del ciclo y quedaron atrapados con inversiones en negocios que nunca probaron su solidez. En España el mayor exponente fue Terra, una acción que cotizó a 139,75 euros y hoy vale algo más de tres.

La importante retribución al accionista de empresas como Altadis o Iberdrola les ha ayudado a mantener el favor de los inversores. No obstante el sector estrella en los últimos años ha estado representado por la construcción, apoyado por el boom inmobiliario y el impulso del Plan de Infraestructuras.

Perfiles: Cuatro historias de éxito

Popular, el crecimiento estable

La constancia. El Banco Popular se ha convertido en la referencia obligatoria dentro del sector bancario español para un inversor que quiera acceder al sector sin asumir grandes riesgos. 'Obtiene unas subidas de beneficios del 10% al año y mantiene una rentabilidad sobre recursos propios de entre el 25% y el 28% con una retribución al accionista entre el 3% y el 3,5%', comenta Jordi Falgueras, de Gaesco.

Ferrovial, líder en un sector de moda

Expansión. El Plan de Infraestructuras vigente desde 2000 a 2007 ha fomentado la obra civil, dando estabilidad al sector. Un plan cuya segunda parte se prolongará del 2005 al 2020. El tirón del mercado inmobiliario y la diversificación también han fomentado el fuerte crecimiento del sector. Ferrovial, ayudada por las buenas noticias recientes sobre su concesionaria Cintra, cerró ayer en máximos.

Iberdrola, la opción de menor riesgo

Seguridad. El menor endeudamiento de la eléctrica frente a sus competidoras, la atractiva remuneración y la mayor seguridad que ofrece al no estar expuesta a Latinoamérica le han dado el apoyo de los inversores en los últimos años. La apuesta por las energías renovables también le ha servido de apoyo recientemente al verse favorecida en el Plan de Asignación de Derechos de Emisión.

Acerinox, el rebote de los cíclicos

Rebote. Acerinox es una empresa puramente cíclica que se ha beneficiado del tirón de la economía en 2004. La recuperación de la industria aerospacial, la inversión en bienes de equipo y el efecto positivo de la caída del dólar ha jugado a su favor. El importante aumento de la demanda y el encarecimiento del acero ha permitido que la traslade el aumento de precios a su producto final. La acción lo ha reflejado.