Finanzas

La responsabilidad social de los bancos, en el epicentro del 'tsunami'

La denuncia de Ausbanc sobre el cobro de comisiones en las ayudas a las víctimas del maremoto en el sudeste asiático ha desatado una ola de iniciativas para que el sector financiero se autorregule y adopte la filosofía de no cobrar por las donaciones a ONG.

El escándalo ha llegado hasta el Parlamento Europeo, que acaba de aprobar una enmienda dentro de su resolución 'sobre el desastre del tsunami en el océano Índico' en la que se invita a los bancos y las instituciones financieras a desarrollar un código de conducta para eliminar las comisiones bancarias en las donaciones de particulares a ONG, especialmente después de una catástrofe natural.

'Conviene hacer una llamada a la responsabilidad de las instituciones financieras, por eso hay que invitarles a una autorregulación', explicaba Ignasi Guardans, diputado europeo de CiU, del cual ha partido la iniciativa de llevar esta propuesta hasta Europa, donde fue aprobada el jueves pasado con el apoyo mayoritario de los grupos políticos.

El origen de este debate está en una denuncia de Ausbanc, asociación que representa a los usuarios de servicios bancarios, que ponía en evidencia cómo los bancos estaban lucrándose de la generosidad y altruismo ciudadano al mantener las comisiones de los donativos para ayudar a las víctimas del terrible maremoto. A esta denuncia se sumaron distintas organizaciones y partidos políticos.

El BBVA asegura que si cobró comisiones fue debido a la 'falta de experiencia'

La reacción no se hizo esperar y la gran mayoría de las entidades financieras ha retirado sus comisiones y ha prometido devolver lo recaudado. El BBVA asegura que si al principio se cobraron comisiones por las cantidades que la gente ingresaba en las cuentas de ayuda fue 'por falta de experiencia'.

Fuentes del banco aseguran que hoy en día las aplicaciones informáticas desarrollan automáticamente la comisión aplicable a un producto y a veces es complicado salir del sistema informático, 'esa ha sido la razón por la que al principio se cobró. Pero el banco tiene sensibilidad, reaccionó rápido y ahora hemos dado instrucciones para que no se apliquen comisiones en este tipo de casos e incluso que se devuelvan a la gente a las que se le haya cobrado'.

En el BBVA recomiendan en todo caso que quienes deseen donar dinero a algunas de las cuentas solidarias identifiquen el destinatario del dinero.

Las comisiones mayores las cobran los bancos por Internet, pero hasta alguno de ellos no ha querido verse mezclado con la imagen del que se lucra del mal ajeno y gracias al altruismo de los demás. Así Uno-e, la filial virtual del BBVA, ha prometido donar la misma cantidad de dinero que aporten sus clientes y empleados.

La CECA, que agrupa a todas las cajas de ahorros, asegura que lo normal es que las cajas no carguen comisiones por los donativos, aunque muchas de ellas han recibido quejas de sus usuarios. En Caja Madrid aseguran que su política ha sido siempre la de no cobrar comisiones, no sólo en las campañas por un desastre concreto, si no en general para todo tipo de donaciones.

Errores

Sin embargo, fuentes internas de Caja Madrid reconocen que esta medida no siempre se cumple por lo que han hecho un nuevo 'esfuerzo por comunicar a todas las oficinas esta medida'. Además, la entidad se ha comprometido 'a devolver todas las comisiones que se hayan cobrado por equivocación'.

Hasta Hacienda ha querido mostrar su lado más humano y amable en este momento en el que se reclama la solidaridad de todos. El Ministerio de Economía y Hacienda también ha renunciado a cobrar el IVA a los operadores de telecomunicaciones por los mensajes de texto (SMS) para recaudar fondos para los afectados por el maremoto.

El montante total de los 1,04 euros irá íntegramente a las organizaciones humanitarias, cuando normalmente Hacienda cobra 14 céntimos de cada mensaje. Hasta la fecha ya se han enviado siete millones de SMS.

Una vieja batalla de las ONG

'Pedimos coherencia, que la responsabilidad social no sea un simple signo en las memorias de sostenibilidad', dice David Álvarez, director de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, quien recuerda que el debate entorno a la eliminación de las comisiones ya se produjo en 1998 con el huracán Mitch.

'No puede ser que las buenas intenciones del donante les cuesten dinero', apunta Álvarez. De hecho, las ONG llevan años solicitando que se eliminen las comisiones de cualquier tipo de donativo.

'Es una cuestión que no se puede imponer por ley', comenta Xavier Masllorens, portavoz de Intermon Oxfam en España, que reconoce que las entidades financieras han avanzado en sus políticas de responsabilidad desde la crisis del Mich. 'Pero aún son muy tímidas a la hora de presentar ante la junta de accionistas su decisión de eliminar las comisiones de los donativo', apunta. 'Ya sería un paso aunque se plantease sólo para las catástrofes'.

Desde la coordinadora se ha propuesto que todas las entidades bancarias firmen un acuerdo conjunto en estos temas pero aún no han logrado que se los bancos se pongan de acuerdo.

'La responsabilidad social de las empresas está en mantillas en España', reflexiona Álvarez, que insiste en recordar que se va a necesitar ayudas para reconstruir las zonas afectadas por el tsunami durante años.