CincoSentidos

Cinco comidas al día para una vida sana

Vida activa más alimentación saludable es garantía de salud. Es el mensaje de la campaña Suma Salud, una iniciativa de las organizaciones de consumidores integradas en el Consorcio para la Información al Consumidor en Materia Alimentaria, que cuenta con el apoyo de los ministerios de Agricultura y de Sanidad.

Las asociaciones de consumidores prevén repartir 600.000 folletos -el coste de la campaña supera los 40.000 euros- con información 'veraz y sencilla' sobre pautas saludables que pueden aplicarse en la rutina diaria a fin de que redunden en beneficio de la salud, según Juan Carlos Cutiño, del Consorcio para la Información al Consumidor.

La campaña insiste en la necesidad de reeducar los hábitos. Más consumo de verduras, hortalizas, frutas, cereales y legumbres, menos ingesta de sal y más actividad física. Recuerda, además, que tan malos son los atracones como los ayunos.

Tratándose de dietas, la población cree saberlo todo, pero hay algunos tópicos que la campaña pretende contribuir a olvidar. Entre ellos, que no hay alimentos buenos o malos, sino que depende de la cantidad y el momento en que se ingieren, ni productos con calorías negativas. La campaña incide en que es necesario comer de todo siempre que del total de la energía consumida un 50 o 60% proceda de los hidratos de carbono, entre un 10 y un 12% de las proteínas y menos de un 30% de la grasa, explicó la nutricionista y catedrática de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, Ana María Requejo.

Es importante que la ingesta se reparta en varias comidas diarias (desayuno, tentempié a media mañana, comida, merienda y cena), ya que está demostrado que se deposita más grasa en el organismo si se come una sola vez que si se reparte en cinco tomas. Según Ana María Requejo, el desayuno debe suponer un 20%o de las calorías de todo el día; el tentempié un 10%; la comida de un 25 a un 30%; la merienda de un 10 a un 15% y la cena el resto.

Este hábito alimentario debe ir acompañado de ejercicio físico, no esporádico sino de duración prolongada. Para los remolones, un par de consejos: caminar ligero durante una hora, ver la televisión pedaleando una bicicleta estática o lavar el coche a mano.