Negocios

Un grupo chino lanza una oferta por la 'número dos' de las perfumerías europeas

El grupo chino AS Watson ha presentado ante la Autoridad de los Mercados Financieros (AMF) de Francia una oferta para comprar la totalidad del capital de Marionnaud, que lo convertirá en el líder mundial de tiendas de perfumería.

La oferta, que prevé un precio de 21,8 euros por acción que representa un valor de 346 millones de euros por el 100% de Marionnaud, había sido aceptada previamente por la familia fundadora Frydman y por el banco Crédit Agricole, que conjuntamente controlan el 31%. Además, el grupo del financiero belga Albert Frere, que tiene en torno al 5% de Marionnaud -comprado en diciembre pasado a unos 15 euros la acción- ha manifestado una posición "amistosa" con la oferta, ha señalado a la prensa el presidente de AS Watson, Ian Wade.

El acuerdo de compra establece no sólo la adquisición de los títulos, sino la asunción de unos 550 millones de euros de deudas, por lo que el conglomerado del multimillonario chino Li Ka-shing se hará con el control de la cadena de perfumerías por unos 900 millones de euros.

Wade ha confirmado que el actual presidente de Marionnaud, Marcel Frydman, seguirá al frente de la empresa, aunque el grupo chino nombrará a una persona con la que compartirá la dirección y a un director financiero.

§Número dos§ europeo con problemas

La operación bursátil se lanzará rápidamente y AS Watson espera que pueda estar concluida a finales de marzo. Marionnaud, que con sus 1.235 tiendas es líder del mercado francés en la distribución de perfumes y número dos en Europa, tenía serios problemas financieros.

El precio por acción de la oferta representa una plusvalía del 24,7 por ciento respecto de la última cotización de las acciones de Marionnaud el pasado lunes, y del 37 por ciento frente al valor del viernes, antes de que se produjera un súbito y sospechoso ascenso que ha dado lugar a acusaciones por posible uso de información privilegiada.

Los 21,8 euros es el valor de los títulos de Marionnaud del pasado 10 de diciembre, justo antes de que la empresa francesa anunciara que en el primer semestre había perdido 78 millones de euros y que explicara que había corregido a la baja sus resultados por errores contables. De hecho, la dirección había retrasado tres veces la presentación de esos resultados, lo que generó desconfianza en los mercados y llevó a la AMF a abrir una investigación el pasado día 3 para verificar la sinceridad de las cuentas de los tres últimos años.