Cierre de fábricas

Philips estudia cerrar su última planta en España

La dirección de la multinacional holandesa Philips ha asegurado que todavía no ha decidido el cierre de su planta barcelonesa Lámparas Z y que mantiene un "proceso de diálogo" con el comité de empresa de la factoría.

De este modo, Philips ha respondido a las declaraciones de miembros del comité afirmando que representantes de la compañía les habían comunicado ayer durante un encuentro que tenían la intención de cerrar la planta y trasladar su producción a Polonia.

Si finalmente cierra Lámparas Z, la única actividad de la multinacional en España será en la empresa Barayo (antes Miniwatt) también en Barcelona, en la que posee el 50% del capital mientras el 50% restante pertenece a LG, que también atraviesa una grave crisis.

El sindicato CC OO, mayoritario en el comité de empresa de Lámparas Z, ha exigido hoy en un comunicado a Philips que "continúe invirtiendo en actividades industriales en el Estado" y que se intenten crear nuevas producciones con productos alternativos.

La Federación Minerometalúrgica de Cataluña de CCOO reclama un plan social para los trabajadores de Lámparas Z que "no sea traumático" para las 160 personas afectadas. "Desde hace meses -informa CCOO- los sindicatos hemos exigido un proyecto industrial para la planta de Lámparas Z porque el centro no ha tenido ningún proyecto de futuro en los últimos meses. A pesar de esto, la dirección de Philips ha desestimado las propuestas realizadas", como la que planteó el CIDEM, un organismo dependiente de la Generalitat, hace dos meses.

Deslocalización

Philips está deslocalizando la fabricación de bombillas a la que se dedica Lámparas Z, así como otras plantas de la multinacional holandesa, a Polonia, según el sindicato. Los trabajadores de la planta Lámparas Z, instalada desde 1908 en Barcelona, han vivido en los últimos años con el corazón en un puño por los continuos anuncios de la multinacional de reducir la plantilla y la producción.

Además, denuncian que esta situación ha sido premeditada y no se ha visto influida sólo por los vaivenes del mercado y recuerdan que en 2003 los sindicatos y la dirección ya firmaron un acuerdo para reducir costes y aumentar la flexibilidad de la jornada. También recuerdan que en 1996 el ayuntamiento de Barcelona recalificó los terrenos en los que se ubicaba Lámparas Z en el Paseo de la Zona Franca y que al año siguiente la compañía se trasladó, con lo que se embolsó 4.361 millones de pesetas.

Con esta operación, la dirección de Philips se comprometió con el ayuntamiento de Barcelona y con los sindicatos CCOO y UGT a mantener el empleo y los niveles de producción.