UE

Bruselas propone deslocalizar en Europa para evitar fugas a Asia

La comisaria de Política Regional, Danuta Hübner, llamó ayer a fomentar la deslocalización de empresas con destino a otros países de la UE, 'porque, si no, se terminarán yendo a China o India'. Hübner afirmó que el reparto de fondos europeos del periodo 2007-2013 deberá estar acordado en junio.

La comisaria europea de Política Regional, Danuta Hübner, afirmó ayer en Madrid que los responsables políticos deben facilitar la deslocalización de empresas que tengan como destino otros países de la Unión Europea. Hübner estima que la búsqueda de mano de obra más barata por parte de las empresas es una consecuencia lógica de la economía global, y hay que poner los medios para que los destinos sean Lituania o Polonia -país de origen de la comisaria- en vez de China o India. 'La ampliación ha creado oportunidades de costes bajos dentro de la propia UE', afirmó, antes de reconocer que la fuga de empresas 'tiene consecuencias sociales en los países de origen que habrá que tendremos que abordar'.

En una conferencia organizada por el Foro Nueva Economía, la comisaria afirmó que el nuevo reparto de fondos estructurales deberá estar decidido por el Consejo de Europa en junio, aún dentro de la presidencia austriaca, 'porque se necesita al menos un año y medio para que los países se adapten al nuevo marco'. Los fondos europeos consumirán entre 2007 y 2014 336.000 millones de euros, un tercio del presupuesto comunitario. El nuevo reparto supondrá un recorte radical respecto a los 62,4 millones de euros adjudicados a España en el periodo 2000-2006. Tras ampliación, España ha pasado a situarse en la media de la renta europea (98%), lo que la inhabilita para recibir fondos en favor de los más pobres países del Este. La comisaria se negó a cuantificar la pérdida de fondos que se baraja para España: 'El debate no debe partir de las cifras, sino de los objetivos', sentenció.

Hübner se entrevistó también con varios ministros, entre ellos el vicepresidente Pedro Solbes, con el que discutió el alcance de los recortes. Según la propuesta de la Comisión, el 79% de las ayudas irá al 'objetivo de convergencia', equivalente al actual Objetivo 1, para regiones con renta inferior al 75% de la de la UE. En ese rango seguirán Extremadura, Andalucía, Galicia y Castilla-La Mancha, aunque en el reparto actual estaban otras seis regiones. Por el efecto estadístico de la ampliación, Murcia, Asturias, Ceuta y Melilla pasan a superar ese 75%, pero entrarán en una 'pérdida gradual' de fondos. El resto entrará en el objetivo 'competitividad regional y empleo', que sólo cuenta con el 17% de los fondos estructurales.

La cohesión, un problema político

España ha disfrutado en los últimos años de entre 6.000 y 7.000 millones de euros anuales en fondos europeos, equivalentes a cerca del 1% de su PIB. Pero la situación va a cambiar. El recorte será muy serio en los fondos regionales, aunque, al menos, el efecto estadístico de la ampliación se compensará con un 'generoso' periodo transitorio. El Gobierno pretende conseguir lo mismo respecto a los fondos de cohesión, que se otorgan a países (y no a regiones concretas) y reciben actualmente España, Portugal y Grecia. Sin embargo, la comisaria de Política Regional recordó ayer que dicho fondo está destinado a países con menos del 90% de la renta europea, un nivel que ya supera España, aunque no lo haría hasta 2009 de no ser por la ampliación. 'La posibilidad de una prórroga no está reconocida en ningún tratado', dijo Hübner, 'por lo que no podrá abordarse por la vía institucional'. Eso sí, 'existe un problema político al respecto', reconoció, antes de recordar que los fondos deben destinarse a los países que más los necesitan, en referencia a los de la ampliación.