Negociación

Caldera cede y renuncia a la revisión automática del salario mínimo

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, ha vuelto a ceder. Primero fue ante el ministro de Economía, Pedro Solbes, quien no dio el visto bueno a lo pactado con los sindicatos y Caldera suspendió durante unas horas el acuerdo alcanzado con las centrales.

Posteriormente, volvió a ceder una segunda vez cuando las centrales sindicales le presionaron para que aceptara de nuevo el acuerdo, y así lo hizo. Ayer cedió una vez más, en esta ocasión, ante las presiones de la patronal CEOE. El ministro de Trabajo se mostró abierto a 'buscar el mayor consenso posible' respecto a revisión del salario mínimo a partir de 2008, 'dado que no hay diferencias de fondo'.

Tal y como les ha emplazado los sindicatos 'el Gobierno gestionará este acuerdo', dijo Caldera. Esto se traduce, según fuentes de Trabajo, en la búsqueda de una nueva fórmula de revalorización del salario mínimo distinta a la automática en función de la inflación pasada, que es la que está en el acuerdo respaldado sólo por los sindicatos.

Entre estas fórmulas alternativas que podría barajar Trabajo están, según fuentes de la negociación, la posibilidad de ligar el mantenimiento del poder adquisitivo a la productividad. Otra de las posibilidades, que podría haber sido sugerido por algún sector patronal, consistiría en revalorizar el SMI en función de la inflación subyacente -aquella que no incluye ni energía ni alimentos frescos-. Si bien los sindicatos descartaron ayer de manera radical esta última posibilidad.

De hecho, CC OO y UGT dieron por 'cerrada' la negociación y aseguraron que no se sentarán a discutir sobre una nueva fórmula. 'Que gestione el Gobierno y a nosotros ya se nos oirá si no nos gusta la decisión', aseguraron fuentes sindicales.

En cualquier caso, Caldera apostó, en numerosas ocasiones durante su intervención, porque, sea cual sea el resultado final de esta negociación, no se rompa el diálogo social. 'En todo proceso hay discrepancias y hay que juzgarlo cuando se termine no por diferencias puntuales', aseguró el Ministro, quien dijo que 'el diálogo no está roto'.

Aseguró que 'ya han pasado los tiempos de la macroconcertación, cuando se acordaba o todo o nada', de lo que se desprende su deseo de que aunque no haya acuerdo en esta materia, se siga negociando con el resto. El grupo parlamentario socialista abogó por 'aparcar' la revalorización del SMI y seguir con el diálogo social.