Móviles

Móviles y Amena llevan su pugna al control de máquinas de 'vending'

Telefónica Móviles, Amena y Vodafone van de la mano, bajo el paraguas de la plataforma Mobipay, en el negocio de los pagos a través del móvil. Pero han comenzado a marcar territorios.

Telefónica anunció ayer un acuerdo con tres operadores de máquinas expendedoras de alimentos y bebidas, Autobar, Pérez Andrés y Serventa. La iniciativa contempla que 60 de sus máquinas, en puntos neurálgicos de Madrid y Sevilla, se comuniquen con los teléfonos de Movistar y acepten el pago con cargo a la factura mensual o al saldo de las tarjetas.

Al utilizar la tecnología de Mobipay, abierta a Vodafone y a Amena, también los clientes de los competidores de Móviles podrán dirigirse a esos 60 puntos sin llevar dinero en metálico. Pero quien consigue el contrato puede gozar de condiciones especiales para fidelizar a sus abonados.

La intención de Telefónica es cerrar enero con 250 expendedoras y concluir el año cubriendo todo el país.

Consultados los otros dos operadores, Amena respondió con sorpresa ante el desmarque de Móviles. Máxime cuando los tres operadores acordaron el lanzamiento conjunto de este sistema de micropagos en diciembre.

La subsidiaria de Auna reaccionó contando que tiene contratos con las gestoras de máquinas de vending Grup Ibervending, FSV Archipiélago y con el fabricante Jofemar: 'Esto garantiza la expansión masiva del servicio en todo el territorio nacional', aseguran desde Amena. De momento, su actividad se limita a centros comerciales de Madrid y Pamplona, los aeropuertos de Canarias y la Universidad Autónoma de Barcelona.

En cuanto a la extensión del servicio, Amena ha negociado con el fabricante de parquímetros Parkeon y aplicará en breve el acuerdo en la zona de aparcamiento restringido de Tarragona.