Audiovisual

El Gobierno decide adelantar a 2010 el 'apagón analógico'

De forma imprevista, el Gobierno sentó el jueves las bases de su política audiovisual con prioridad al despegue de la televisión digital terrestre. En una declaración de intenciones con plazos definidos, anunció el reparto del espectro de Quiero, el lanzamiento de 22 canales en otoño y el adelanto del apagón analógico a 2010.

Después de vivir tres años de amagos frustrados en espera de una nueva regulación para la actividad audiovisual en España, muy pocos apostaban por que, antes de finalizar 2004, el Gobierno definiera su política para la legislatura sobre este delicado sector.

El jueves, de forma imprevista, el Consejo de Ministros aprobó un 'plan de impulso de la televisión digital terrenal (TDT), de liberalización de la televisión por cable y de fomento del pluralismo'. Sin llegar a sentar las bases del futuro texto legal para la ordenación del sector, el plan supone una declaración de intenciones en el que se fijan algunas posiciones definidas y se marcan tareas a muy corto plazo.

El ministro de Industria, José Montilla, presentó en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros los principales aspectos del plan.

El plan elimina todas las restricciones a la competencia en el negocio del cable

Entre otras medidas anunció la decisión de modificar el Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital antes del próximo verano. En este marco afirmó que se asignarán a la mayor brevedad las frecuencias que dejó libre la desaparecida Quiero TV con el fin de lanzar 'nuevos programas en digital terrestre de cobertura estatal que iniciarán sus emisiones en otoño de 2005'.

Con estas medidas se pretende que a finales del próximo año '22 programas en TDT sean accesibles para los ciudadanos en abierto y gratuitos'.

El impulso que se da a la nueva modalidad de televisión permitirá adelantar el apagón de la actual tecnología analógica, del año 2012 como está previsto en la actualidad, al 2010. En lo que se refiere a la modificación de la Ley General de Telecomunicaciones, se eliminan las restricciones a la competencia en el servicio de difusión de radio y televisión por cable, ofreciendo la posibilidad de crear nuevos operadores en todas las demarcaciones.

Las Comunidades Autónomas tendrán flexibilidad para determinar el número de programas de TDT reservados a la gestión pública, garantizándose al menos un programa público por demarcación.

Las Comunidades tendrán ocho meses, a contar desde la aprobación del Plan Técnico Nacional de Televisión Digital Local, para la convocatoria del concurso y adjudicación de concesiones.

Montilla señaló que el anteproyecto de ley equipara la concesión para las prestaciones del servicio de las televisiones digitales locales a 10 años, igual que para las autonómicas y las de cobertura estatal.

Reacciones: El sector muestra su sorpresa

Uteca La Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca) consideró positivo que no se retrase más la implantación de la Televisión Digital Terrenal (TDT) en España respecto al resto de países comunitarios, pero expresó su malestar por desconocer que el Gobierno iba a aprobar un Anteproyecto de Ley de Medidas Urgentes para impulsar la TDT.

Aetic El presidente de la patronal de empresas electrónicas, Jesús Banegas, aseguró que el plan anunciado por el Gobierno 'va en la buena dirección' y supone 'un compromiso serio con el sector'.

Philips La multinacional holandesa, líder del sector de aparatos de televisión afirma que la puesta en marcha del plan es 'una gran noticia para el sector'.

Antena 3 reiteró su 'inequívoco apoyo' al desarrollo de la TDT y al adelanto del apagón analógico. Sin embargo, a juicio de la cadena, 'no parece oportuno que el Gobierno lance nuevas propuestas acerca del marco audiovisual privado sin haber definido primero el papel de las televisiones públicas'. Asimismo, la eliminación del límite de tres concesiones analógicas nacionales 'no parece una medida necesaria para ampliar el pluralismo televisivo'.

Telecinco expresó 'sorpresa' por la fórmula de utilizar el último Consejo del año para aprobar la Ley Audiovisual. La empresa dijo desconocer las medidas del Gobierno con anterioridad, por lo que se encuentran en periodo de estudio para 'poder hacer una valoración'.

La AUC, la Asociación de Usuarios de la Comunicación valoró el jueves de forma positiva el proyecto de ley aprobado y la consideró una 'condición básica' para el desarrollo de la TDT.

Número de operadores de cobertura estatal

Si en la actualidad la Ley de Televisión Privada limita a tres el número de operadores de televisión de cobertura estatal, el proyecto elimina esa restricción, 'ya rebasada por los dos actuales operadores de televisión digital (Veo TV y Net TV) que se suman a los tres en analógico (Antena 3, Telecinco y Sogecable)'. Además, el proyecto amplía el periodo de compatibilidad de participaciones en sociedades concesionarias de televisión analógicas y digitales de cobertura estatal a todo el periodo de transición a la TDT, mientras que hasta ahora ese plazo finalizaba el 1 de enero de 2005. Una norma que beneficia a Vocento, presente en Net TV y Telecinco.

Liberalización del servicio de difusión por cable

En su redacción actual, la Ley General de Telecomunicaciones establece el 31 de diciembre de 2009 como fecha para la liberalización de los servicios de difusión de radio y televisión por cable. Además, restringe a dos el número de operadores por cada demarcación. El proyecto de ley que ha elaborado el Gobierno establece que la liberalización de este servicio de radio y televisión por cable se adelantará más de cuatro años a la fecha anteriormente prevista, ya que se hará efectiva cuando se apruebe el Reglamento del servicio de difusión por cable, que previsiblemente tendrá lugar en el verano de 2005.

Televisión local por ondas terrestres

El proyecto de ley elimina la restricción del máximo de programas de televisión pública local en cada demarcación (el actual texto lo limita a uno) y deja en manos de las comunidades autónomas la decisión de fijar el número de televisiones locales públicas, garantizando al menos una. También se amplía de cinco a diez años la concesión para la televisión local, equiparando ese periodo al de las de cobertura autonómica y estatal. Además, unifica a ocho meses los plazos para que un ayuntamiento decida la gestión de un programa de televisión pública local y para la convocatoria y adjudicación de concesiones por las comunidades.