Magdalena Álvarez presenta un nuevo plan de infraestructuras eminentemente ferroviario

Mucho dinero y pocas novedades. Son las dos notas principales del Plan Estratégico de Infraestructuras que hoy ha presentado la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, al término del Consejo de Ministros, y que solapa sus actuaciones con las ya iniciadas por el anterior plan (2000-2007), alcanzando los 10.000 kilómetros de longitud en vías de alta velocidad ferroviaria, y los 15.000 en carreteras de la Red de Alta Capacidad.

El plan (señalado por las siglas PEIT) prevé así la construcción de 17 nuevas autovías, que serán abonadas mediante el llamado modelo alemán, y la creación de corredores ferroviarios mixtos (pasajeros y mercancías) de alta velocidad, aunque no ha querido especificar dónde se construirán esos corredores. En total, se prevé una inversión de casi 250.000 millones de euros en los próximos 15 años.

La intención de Fomento es que toda la población española esté situada a menos de 50 kilómetros de distancia de la red ferroviaria de alta velocidad, y que cada capital de provincia tenga al menos un acceso a la red de carreteras de alta capacidad.

La mayor peculiaridad de un plan que tiene más de renovación que de innovación es que incluye una cláusula instando a su revisión cada cuatro años. Esta medida pretende evitar los vaivenes que se producen en el diseño de las infraestructuras españolas por la subasta de proyectos que suele producirse entre los partidos antes las citas electorales principales.