Ramón Pereira

'Vemos más oportunidades en la Bolsa de Europa del Este'

Los más de 361 millones de dólares de activos gestionados en el mundo convierten a Franklin Templeton en uno de los líderes mundiales en la gestión de fondos

Invertir a largo plazo, si es posible, y diversificar son recomendaciones que da el responsable de Franklin Templeton en España. Y para 2005, mejor la renta variable de Europa del Este convergente.

Pregunta ¿Qué aconsejaría al inversor ahora que se acerca un nuevo año?

Respuesta Para 2005 la recomendación, como siempre, es la de asesorarse antes de invertir. Que alguien de confianza nos ayude a saber qué se quiere y qué no se quiere hacer y a diseñar un plan adaptado a nuestra situación personal, capacidad de soportar riesgo y siempre teniendo en cuenta el horizonte de la inversión. Nosotros constatamos que invertir a largo plazo y periódicamente da menos disgustos, aunque no significa que nos podamos despreocupar: siempre hay que vigilar las carteras, pero un mayor horizonte temporal evita el vértigo que supone mirar continuamente si se está ganando o perdiendo. Y es que si el dinero no se necesita a corto plazo la inversión se puede estructurar con menos limitaciones.

P ¿Dónde ve más oportunidades?

R Nosotros vemos en general más oportunidades en Europa que en Estados Unidos, y si tuviese que elegir más renta variable que renta fija. Y dentro de Europa y de la renta variable, lo que tiene mejor aspecto son los países del este, incluida Rusia. Eso no significa que digamos que hay que invertir en la región de una forma generalizada, sino selectivamente: compañía a compañía. De no hacerse así, se pueden correr riesgos desproporcionados a las rentabilidades esperadas. Pero sí, tenemos más predilección por los países que se han incorporado a la UE

Y en renta variable también Asia excepto Japón, países como China, India, Tailandia, Corea, Singapur e Indonesia, que empiezan a tener una vida económica más independiente de EE.UU.

P ¿En Europa incluyen el mercado español o el análisis va por otro lado?

R Nosotros no seguimos la táctica de gestionar carteras-país o sectoriales, lo que hacemos es seleccionar oportunidades: compañías con nombres y apellidos que encontramos en todos los sectores y áreas geográficas. Y ¿por qué? Porque lo que hace que el patrimonio que nuestros inversores nos confían aumente es que una empresa en concreto nos demuestre que puede generar beneficios crecientes año tras año. Aunque nosotros en un momento dado sacamos fotos de fondos o compañías concretas recomendables (la ficha mensual), y, por ejemplo, puede resultar que encontremos muchas oportunidades en el sector químico, eso no quiere decir que se recomiende. El matiz de no generalizar es muy importante, porque hay gente que puede creer que hay muchas oportunidades en el e invierte en una compañía sin atenerse a su situación concreta y objetiva. Y eso no es una decisión razonable; es más importante centrarse en oportunidad por oportunidad

P ¿ Y hay inversiones agotadas?

R Lo más aconsejable es diversificar. Y por mucho que algunos analistas digan que la renta fija ya se ha agotado, siempre hay oportunidades que se pueden aprovechar, especialmente en la renta fija de emisores corporativos. Y ahí se puede elegir desde el extremo más conservador al más agresivo (high yield, emergentes). Se trata de no poner todos los huevos en la misma cesta, sino combinar diversas posibilidades donde podamos obtener rentabilidades superiores a las del mercado a cambio de asumir riesgos controlados.

P ¿Qué compañías recomendaría?

R Para 2005 vemos más oportunidades en general en las compañías que tienen balances sólidos . Y más en la industria cíclica que en servicios, aunque siempre es necesario matizar. Lo que buscamos (con independencia de un país o de un sector) son compañías que tengan capacidad probada de generar beneficios, y productos o servicios con los que puedan demostrar que van a mantener sus posiciones en los mercados y que están bien gestionadas. Para nosotros eso significa que estén lideradas por equipos de personas íntegras y competentes; no necesariamente superestrellas. Diez cabezas bien amuebladas piensan mejor que una.

'Votamos porque es nuestro deber'

En España, este grupo estadounidense ha estado y está, en muchos casos, entre los primeros accionistas de empresas del Ibex, como Endesa, Repsol o Altadis. Y siempre ha optado por acudir y votar en las juntas de accionistas.

¿Les preocupa que la nueva normativa les obligue a tener un mayor protagonismo en las empresas de las que son accionistas?

No, porque nosotros siempre hemos votado en las juntas. Y lo hacemos por convencimiento, porque tenemos el deber de controlar los intereses de los 15 millones de inversores que tenemos en el mundo. Si detectamos que se perjudican los intereses de los inversores minoritarios nos pronunciamos para protegerlos. Pero normalmente optamos por no estar en los consejos. ¿Por qué? Porque cuando analizamos una compañía una parte importante es evaluar la gestión, lo que requiere contactos personales frecuentes con los directivos y no una presencia formal en los consejos.

¿Cree como la CNMV que los emisores no dan información suficiente y correcta sobre los fondos garantizados?

Con independencia de lo que pida finalmente la CNMV, es recomendable que el inversor exija que los compromisos sean claros y por escrito, sean en fondos, preferentes u otras inversiones. Así luego, si son temas complejos, el inversor puede pedir asesoramiento. Demasiada información no siempre es más útil, ya que puede confundir al inversor.

Aunque no estén en los consejos, ¿están atentos a posibles movimientos corporativos para invertir?

Siempre estamos atentos a los movimientos corporativos, pero no invertimos en base a rumores, aunque leamos lo que se escribe. Intentamos constatarlos y fundamentarlos sobre bases objetivas para llegar a una conclusión. Además analizamos continuamente las principales empresas por lo que no es necesario que ocurra algo fuera de lo normal para interesarnos por ellas. Y así nuestros criterios de inversión en una compañía descansan en la generación de beneficios, protección de minoritarios y prácticas sanas de gobierno.