Bolsa

Los gestores sacan partido a los máximos

Un gestor de un fondo bursátil debe ser considerado bueno, o muy bueno, cuando la rentabilidad que obtiene el fondo que gestiona supera a la del índice de referencia o a la media de los fondos de su misma categoría y vocación inversora. Normalmente, los que superan al índice de referencia superan también a la media de su grupo.

Este año, el centenar de fondos de inversión españoles que operan en el territorio del Ibex 35 o de la Bolsa española en general (el Ibex es quizás algo menos representativo del conjunto del mercado, ya que está integrado por grandes compañías y tiene además una influencia internacional más acusada que el indice General de la Bolsa de Madrid o el de Barcelona, más diluidos), está consiguiendo una excelente cosecha.

Frente a una ganancia del Ibex 35, acumulada al miércoles pasado, del 13,97%, 81 de los 100 fondos de inversión españoles presentaban ganancias ligeras o incluso netamente mejores con esa misma fecha de valoración. Los alumnos más aventajados rozaban el 24% de rentabilidad, siete puntos más de ganancia que el índice selectivo de la Bolsa española. La media de rentabilidad del centenar de estos fondos se situó en el 16,15%.

La forma de sacarle rentabilidad a los fondos de Bolsa española por encima del principal índice de referencia ha sido en los últimos años un arte reservado a un selecto grupo de gestores, entre cuyas filas se encuentran gestoras por lo general de pequeño tamaño como Bestinver, un clásico en este tipo de estrategias de inversión orientadas hacia el crecimiento más que al valor, aunque en ocasiones actúen con una mezcla de ambas políticas de inversión.

Junto a Bestinver, el cuadro de honor de los gestores de más éxito se viene repitiendo casi de forma insistente en los tres o incluso en los cinco últimos años.

Metavalor, Gaesco, Espírito Santo o la gestora catalana EDM, son algunos de los discípulos aventajados de la Bolsa española, a la cual se incorporan también esporádicamente fondos de otras gestoras de mayor enjundia como Banco Sabadell, Barclays o Banco Popular, pero cuyas ganancias, aunque superan al Ibex, no alcanzan a las que consiguen las pequeñas o medianas gestoras.

Con todo, los pequeños gestores han dejado de serlo en los últimos años gracias precisamente a su reiterada posición como líderes en ganancias, lo que ha atraído cantidades importantes de ahorro al calor de una gestión de contrastada buena calidad y de unos buenos resultados.

Los dos fondos de renta variable española gestionados por Bestinver superan, en conjunto, los 620 millones de euros, es decir, casi un 10% del patrimonio total de los fondos bursátiles españoles, cifras que multiplican las de hace cuatro o cinco años en estos mismos fondos. Los buenos resultados, más que una estrategia agresiva de captación de clientes, son los que han conseguido multiplicar los flujos de entrada de dinero en estos fondos, poco conocidos del gran público pero con capacidad de atracción para los inversores.

El éxito de la gestión activa frente a la indexada

El secreto del éxito en la renta variable española para los gestores de fondos está en apostar por una gestión activa y no tanto indexada. Es decir, olvidarse de las ponderaciones del índice de referencia y apostar por valores concretos, incluso si su presencia en el principal índice selectivo, el Ibex 35, es escasa o incluso nula.

Esta fórmula es la que han utilizado de forma intensiva los gestores que han logrado posicionarse con las mejores ganancias entre los fondos de renta variable española. Es decir, una apuesta bastante decidida por los valores bursátiles de pequeña y media capitalización.

'El problema de apostar por valores con escasa representatividad en los índices o de baja capitalización es que pueden colocar al gestor en una posición comprometida a la hora de salir de algunos valores, que cuentan con un mercado muy estrecho y que, si han subido con fuerza, pueden caer con la misma o mayor velocidad con la que han subido', afirma el gestor de uno de estos fondos. 'Sin una cartera muy diversificada, los pequeños valores pueden encerrar también algunas trampas' aclara.