Telecomunicaciones

Siete firmas luchan por 'robar' a Telefónica el contrato con RTVE

Las principales telefónicas del país han entrado en la pugna por la que será una de las grandes licitaciones del año: las telecomunicaciones de RTVE. Nueve firmas -Telefónica y Móviles, entre ellas- han presentado ofertas para hacerse con los servicios que ahora presta el ex monopolio.

La licitación se publicó a primeros de octubre; un mes después las operadoras presentaron sus ofertas o la solicitud de participación, y el pasado jueves se abrieron los sobres. No hubo sorpresas, las principales telefónicas del país han querido participar en el concurso para la concesión de los servicios de telecomunicaciones de la radio y la televisión estatal para los próximos tres años.

El importe de la adjudicación es de 31,3 millones de euros y se ha dividido en tres lotes. RTVE ha seguido escrupulosamente las recomendaciones de las autoridades para facilitar el acceso de las nuevas operadoras a estos contratos y ha separado la puja por la telefonía fija, de los móviles y los datos.

El llamamiento ha obtenido resultados y nueve operadoras han presentado ofertas. Dos de ellas son las que prestan actualmente los servicios: Telefónica y Telefónica Móviles. El resto lucha por arrebatar el contrato al ex monopolio.

TELEFÓNICA 3,84 2,62%

Vodafone y Amena han acudido a la licitación y conforman, junto con Móviles, las tres propuestas que hay para la telefonía celular.

También hay tres ofertas para hacerse con el servicio más tradicional, la telefonía fija, y están firmadas por Telefónica, BT y Auna.

La mayor competencia, sin embargo, está en el lote de datos e Internet, donde se presentan seis candidatas. BT, Red Eléctrica -decidida a ampliar su presencia en telecomunicaciones-, Comunitel, Neo-Sky, Auna y Telefónica. En total, por tanto, hay tres grupos que optan a más de un lote, Telefónica, Auna y BT, mientras que el resto se ha centrado en servicios específicos.

Según la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, el ente que agrupa la radio y la televisión estatal tiene tres meses para adjudicar el concurso a partir de la apertura de las proposiciones. Sin embargo, fuentes de RTVE aseguran que el objetivo es decidir quién o quiénes serán los ganadores a lo largo de este mismo mes.

La apertura toma cuerpo en lo público

La concienciación de los organismos, instituciones y empresas públicas de la necesidad de sacar a concurso sus servicios de telecomunicaciones es uno de los grandes logros de la liberalización del mercado español de telefonía. Y es una consecución que ha llevado su tiempo, pero que en los dos últimos años ha tomado impulso. En la corta historia de este tipo de concursos, el que más atención ha despertado hasta ahora es el del Ministerio de Defensa. Fueron 75 millones de euros y en su mayor parte se quedaron en manos de Telefónica.

Durante este año, la convocatoria de las elecciones y los cambios posteriores han frenado las licitaciones. El Ministerio de Exteriores ha sido el primero en salir del aletargamiento y hace poco más de un mes adjudicó a Telefónica sus comunicaciones. En el horizonte, el concurso del Ministerio de Interior está llamado a superar a Defensa tanto en volumen como en interés de las operadoras. Se calcula que el importe de la licitación puede superar los 200 millones y la convocatoria está cerca.

Pero si la administración central se ha quedado algo parada en los últimos meses, las comunidades autónomas y los ayuntamientos han tomado el relevo y han concursado buena parte de sus servicios.