Inmigración

Los emigrantes llevan a América Latina 27.000 millones de euros

Latinoamérica recibió el año pasado remesas de divisas por valor de 27.000 millones de euros (35.000 millones de dólares) procedentes de sus emigrantes en el resto del mundo. En algunos países supone el 10% de su producto interior bruto o el 30% del valor de sus exportaciones.

La del año pasado es la mayor cantidad recibida nunca y sitúa a la región en la primera receptora de remesas del mundo. Así se desprende del informe Panorama Social de América Latina 2004, publicado por la comisión económica para la región de Naciones Unidas (Cepal). 'Es un fenómeno que se está consolidando en toda Latinoamérica. En algunos países, sobre todo en Centroamérica, es el principal ítem de ingresos', asegura Carlos Mussi, economista de la Cepal en Brasil. En algunos casos alcanza el 10% del PIB y supera el 30% del valor de las exportaciones.

Y es que a lo largo de la década de los noventa las crisis económicas de la región han impulsado la salida de trabajadores hasta alcanzar la inédita cifra de 20 millones de latinoamericanos y caribeños que viven fuera de su país de nacimiento. La migración se ha producido sobre todo 'a EE UU, aunque también irrumpieron nuevos flujos, con una expansión sin precedentes, dirigidos a Europa y especialmente a España', recoge el informe de la Cepal.

Aunque siempre existieron, las remesas han ido cobrando importancia en los últimos cinco años y en la actualidad 'alcanzan un volumen varias veces mayor que otras fuentes de ingreso de divisas y contribuyen decisivamente al sustento económico de un número creciente de hogares en varios países', dice la agencia de la ONU. Gracias al volumen sin precedentes de las remesas recibidas en 2003, el saldo de la cuenta corriente de la balanza de pagos de la región fue positivo por primera vez en medio siglo, del 0,4% del PIB.

Casi dos tercios de los emigrantes envían dinero a sus familias, lo que representa para ellos menos de un 10% de sus ingresos, pero una proporción mayor para los hogares receptores. El número de familias de cada país que recibe dinero por esta vía fluctúa del 3% de Bolivia y Perú al 20% de Nicaragua y República Dominicana.

Este último es uno de los países de origen de la mayoría de los emigrantes que llegan a España, además de Colombia y Ecuador. El envío de dinero a las familias es una de las preocupaciones de los Gobiernos de los países receptores.

De España salieron 2.400 millones

Procedentes de España salieron el año pasado 2.400 millones de euros (2.714 millones de dólares) para los países de origen de los inmigrantes. Uno de cada cuatro euros se envió a Ecuador. Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que el 80% de los inmigrantes de España que envía dinero fuera lo hace por medio de empresas dedicadas a ello. 'La principal vía de envío de dinero de los inmigrantes no son los bancos, sino el sector informal. Estas casas cobran menos comisión y despiertan más confianza, porque son los propios compatriotas, a veces conocidos, los que realizan el envío', explica Teresa Sales, socióloga de la Universidad de Campinhas, en Brasil, e investigadora del fenómeno de la emigración del país latinoamericano. La comisión que estas casas cobran en España supone alrededor de seis euros por envío y la cuantía media de las remesas se establece en torno a los 370 euros, según datos del Bid. La mayoría de los bancos, tanto en países de origen como de destino, tienen en marcha mecanismos, como tarjetas de crédito internacionales, para hacerse con el negocio.