CincoSentidos

Un paseo copa en mano por Vitoria

Durante todo este puente de la Constitución la ciudad de Vitoria huele y sabe a vino. La culpa la tienen 43 bodegas de la Rioja alavesa que han hecho de la Ardoaraba, la fiesta del vino de Álava, un atractivo más en estas minivacaciones previas a los fastos gastronómicos navideños.

La Ardoaraba cumple este año su tercera edición, una iniciativa que comenzó tímidamente, pero que se ha ido consolidando gracias a la buena acogida que ya en 2003 llevó a más de 84.000 personas a pasearse, copa en mano, por esta coqueta villa.

En esta ocasión la escena se repite, pero incrementada, ya que cinco carpas ubicadas en calles y plazas céntricas de la ciudad acogerán a un total de 59 stands con los famosos riojas de la zona, los ligeros y afrutados txacolís del valle de Ayala, pinchos y productos gastronómicos, y una representación de elaboraciones de las dos denominaciones de origen invitadas: la de Rias Baixas y el Penedés. Además, fruto del hermanamiento entre Vitoria-Gastéiz y Angulema, se dedica un apartado especial a los conocidos coñacs de la conocida población francesa, que también podrán probarse.

A lo largo de estos días, del 4 al 7 de diciembre inclusive, la organización de la fiesta ha propuesto una serie de actividades en torno al mundo del vino. Lo principal, claro, es la degustación. Para ello existe un talonario con seis tiques (se vende a un precio de 6 euros) que permite distintas opciones, desde probar vinos jóvenes de rioja o txacolís, a tomar vinos de crianza, reserva o los llamados vinos de alta expresión; un albariño, un penedés -también cava- o un coñac francés. Pero los vales dan igualmente opción al condumio, en forma de los famosos pintxos vascos (responsabilidad de la escuela de hostelería de Gamarra) y productos gastronómicos preparados en distintos puestos (morcilla de las Nieves, dulces artesanales, quesos idiazábal, etc.).

Otras opciones a las que dan derecho los tickets son la visita turística guiada a la ciudad o la asistencia a alguna de las numerosas catas (entre doce y catorce diarias, de domingo a martes en horario de mañana y tarde) que se celebrarán en el Palacio Villa de Suso, y en las que los enólogos de las bodegas participantes enseñarán a catar y conocer sus vinos, incluso con maridajes (queso idiazábal de pastor y otras delicatessen). Pero por si la cosa ha sabido a poco, se puede realizar la llamada Ruta de las Barricas, un vía crucis tabernario por el casco medieval (San Francisco, Cuchillería, Pza. de la Virgen Blanca), donde los principales establecimientos hosteleros ofrecen un pincho especial regado convenientemente por un rioja del lugar, a un precio cerrado de un euro.

Y es que esta fiesta popular da para mucho: si le gusta un buen tinto alavés, será feliz.

Menús especiales

Toda fiesta que se precie tiene en la gastronomía uno de sus puntos fuertes. Con motivo de la celebración de la Ardoaraba, ocho restaurantes de la ciudad ofrecen menús especiales o descuentos -previa presentación del talonario de tiques- en sus propuestas culinarias.

Así, el restaurante Andere (tel.: 945 214 930) servirá ensalada de pato, revuelto de hongos, mousse de espárragos, almejas en salsa verde, merluza al txacolí, solomillo con foie y tiramisú por 40 euros. El Dos Hermanas (tel.: 945 132 934) se decanta por un cóctel de cava riojano con crujiente de violeta, ensalada de foie con codorniz, gelée de tomate y queso fresco con tinto alavés y romescu, consomé de bogavante, lasaña de rape y calabacín, pintada rellena de setas y sorbete de zurracapote de rioja, a un precio de 35 euros, y el Artagán del hotel Barceló pondrá en sus mesas surtido de ibéricos, ensalada de frutos del mar, mousse de foie-gras, pimientos rellenos y crema de ave, para continuar eligiendo entre chipirones en su tinta o entrecot, y de postre, tarta de trufa. Todo por 20 euros (los menús incluyen bebidas).

Los comedores de El Portalón, Café Plaza, Margoa, el Figón o Quejana, descontarán un 10% de la factura en sus cartas. Una buena oportunidad para acercarse a la cocina alavesa, sus tradiciones y productos.