Valores a examen

Riesgo de caídas en Zardoya Otis

Vender. Esta es la recomendación con la que han iniciado la cobertura de Zardoya Otis los expertos de Espírito Santo. El precio objetivo que fijan es de 18,21 euros por acción, un 6,5% menos que el precio al que cerró el valor la semana.

A pesar de la sobrevaloración de los títulos, desde esta sociedad de Bolsa destacan el bajo perfil de riesgo de la compañía, debido a la elevada previsibilidad de beneficios en el negocio de mantenimiento de ascensores y escaleras mecánicas.

'A los precios actuales, la compañía cotiza a un PER 2004 número de veces que el beneficio está contenido en la cotización de 30,9 veces, cifra muy superior a su media histórica de 20 veces', destaca Roberto Barrio, analista que firma el informe. Barrio explica que aun suponiendo que el beneficio por acción crezca por encima del 23% en los próximos dos años, el PER 2006 sería de 24,7 veces. 'La última, y única, vez en que Zardoya cotizó a este múltiplo fue en 1998, año en el que corrigió aproximadamente un 25%'.

El precio objetivo se fija en 18,21 euros, un 6,5% menos que la cotización actual

Espírito Santo destaca en su nota que la construcción de viviendas en 2003 y las previsiones para el conjunto de 2004 se sitúan en niveles récord.

'La dificultad para la compañía de mantener el impresionante crecimiento de los contratos en 2004 aumenta la probabilidad de un peor 2005 en cuanto a nuevos pedidos', señalan. Cualquier noticia negativa en este campo generaría, en su opinión, incertidumbre sobre el ciclo de la construcción y la capacidad de la compañía para afrontar la situación, 'lo cual ejercería una presión negativa sobre el valor'.

Barrio considera, sin embargo, que los buenos fundamentales de la compañía debería sostener el valor a largo plazo. Entre los factores positivos de la compañía, destaca su presencia en un sector atractivo 'con rasgos oligopolísticos', baja presión sobre precios, cuotas de mercado estables en los últimos años, baja rotación de personal, posibilidad de crecimiento a través de compras. Barrio también destaca 'una incidencia positiva de los posibles cambios regulatorios', que se puedan producir.

Zardoya Otis destaca asimismo por su política de dividendos. La compañía intenta repartir todos los años la totalidad de sus excesos de caja, gracias a su gran capacidad para generar liquidez y a sus escasas necesidades de inversión. Desde 1999 el pay out (parte de los beneficios que se destina a retribuir a los accionistas) supera el nivel del 90%.