Antonio Marrero Hernández

'Las cajas de ahorros han barrido a los bancos'

Catedrático y profesor de Economía en la Universidad de Las Palmas, nació en Arucas (Gran Canaria) en 1948. Llegó a la caja de ahorros hace tres años y hoy ha duplicado sus beneficios y reducido su morosidad considerablemente

Tras su andadura en la Caja de Canarias, Antonio Marrero hace balance de la situación de la entidad admitiendo que ha habido momentos 'muy delicados'. El presidente de esta entidad canaria hace hincapié en el fuerte desarrollo que han experimentado las cajas frente a los bancos en los últimos treinta años, hasta el punto de 'ganarles la batalla', en palabras del presidente.

Pregunta. ¿Para cuándo la adaptación canaria a la Ley Financiera?

Respuesta. La ley, del año 2002, establece que había que adaptarlo en seis meses, pero eso es una decisión del Gobierno de Canarias. Por otra parte, la ley deja un espacio para que tú legisles. El hecho fundamental es que la representación pública tiene que ser menor o igual que la representación privada. Es la definición de empresa pública en derecho europeo.

'En mi gestión quiero transparencia, despolitización, buenas relaciones y colaboración con todo el mundo'

P. ¿Cuál es hoy su proyecto de futuro?

R. La caja tenía una situación económica especial y si no se hubieran tomado medidas en su momento se hubiera llegado a una situación muy delicada. En mi gestión quiero transparencia, despolitización, buenas relaciones y colaboración con todo el mundo. No tengo tendencia política. Hay unos profesionales que han venido aquí porque creen en mi proyecto. Pero no ha sido fácil. Esto no es la Universidad, donde se vivía más tranquilo.

P. ¿Cuál ha sido la evolución de las cajas?

R. Mientras en Europa las cajas perdieron su importancia, es en España donde de verdad tienen fuerza, hasta tal punto de que le han ganado la batalla a la banca. Tienen más cuota en créditos y depósitos.

P. ¿Por qué ha ocurrido esto?

R. Porque los mejores años de las cajas han sido durante la democracia. Han barrido a los bancos, quizás por arraigo, por la cercanía al pueblo, mientras que los bancos están en otros mundos. Antes de la democracia, las cajas eran entidades administradas, el tipo de interés lo fijaba el Ministerio de Economía. No había libertad de mercado y un porcentaje debía ir, de forma teledirigida, a una serie de empresas determinadas. En aquella época, Canarias estaba obligada a inversiones en determinadas empresa de la Península, como Telefónica o los astilleros. La liberalización se produce en 1977 y doce años después se permite a las cajas salir de su territorio natural. Mientras la banca deja de crecer, las cajas lo hicieron de forma espectacular entre los años ochenta y noventa.

P. Por último, ¿cómo ve la economía canaria?

R. Es una región privilegia, pero no tiene una economía diversificada. Hay que ir a Europa y traer cerebros y ver lo que se puede hacer aquí en I + D porque tenemos medios. En general, las economías están en una situación muy difícil. En España, la distribución de la renta fue más igualitaria entre 1980 al 1991, que desde este año al 2000. Y las regiones más ricas son las que mejor distribuyen la renta.

Dicen que en Canarias, con Extremadura y Castilla La Mancha, no ha habido una mayor desigualdad, lo que me extraña.

Señalan también, que la inflación es menor en Canarias y me vuelvo a extrañar. Voy a Alemania y me encuentro los precios más baratos que en Canarias. No entiendo nada.

Las cifras

158 sucursales posee en la actualidad la Caja de Canarias en el territorio español, 29 oficinas más que hace cuatro años.

0,64% millones de euros, es el beneficio de la caja en 2003, que se ha multiplicado por dos desde el año 2000.

30,40 es la morosidad de la entidad en este año. La caja consiguió reducir la elevada tasa de 3,26% que registró 2001.

'La entidad actúa sin presiones políticas'

La polémica sobre la influencia de los políticos en las cajas está siempre en primera línea al estar éstos presentes en los órganos de gobierno. La Ley Financiera limitó esa presencia al 50% como máximo. Y después de esta norma, el anterior Gobierno articuló otras medidas como, por ejemplo, la Ley de Transparencia por la que las cajas tendrán que informar de los créditos concedidos a los partidos políticos que hayan participado en el proceso electoral para nombrar a los miembros de la asamblea general (el órgano que elige al consejo).

Ante este escenario político, aparentemente más limitado para todas las cajas de ahorros tras las reformas legales, el presidente del Caja de Canarias, Antonio Marrero Hernández no rehúye responder a las preguntas de la intervención. Rechaza de plano toda injerencia de partidos durante el periodo de tres años de gestión en esta entidad. A su juicio, la única vía para mantener la independencia es atenerse al estricto cumplimiento de los procedimientos.

¿Ha logrado que los políticos no interfieran en su gestión?

Hay quien puede creer que he recibido presiones, pero en mi periodo nadie ha tratado de influir, ningún partido político, para pedir préstamos o para otro tipo de asunto.

¿Cuál ha sido la fórmula?

Creo que ha quedado claro que la entidad tiene unos procedimientos estrictos que hay que cumplir y unos técnicos y profesionales que velan por ello. Nos atenemos no sólo a los datos documentales, sino que vamos a las fuentes. Los técnicos conocen el mercado, la calle, las empresas, con lo cual tienen una imagen clara de la realidad, de los riesgos y de las oportunidades.

perspectiva 'La fusión no se hará si una de las dos cajas no quiere'

Ante un escenario de posible fusión entre las cajas de canarias, Marrero responde que no se lo están planteando. Además, el presidente de la Caja señala que 'todo tiene ventajas e inconvenientes y no hay que olvidar que estamos en la comunidad canaria'. Marrero apuntó que pese a que el Gobierno de Canarias trata de influir para lograr la fusión entre las cajas, esta no se podrá hacer realidad ni llevar a cabo si una de las dos no quiere'.

En cifras, la Caja de Canarias reflejan una mejoría desde que Antonio Marrero ocupó el cargo de presidente en el año 2001. Los datos desvelan la evolución de la entidad. Así, el volumen de negocio ha presentado un crecimiento de un 13% anual de media desde el año 2000. El pasado ejercicio la entidad creció un 40,4% en la suma de créditos y depósitos al pasar de 4.217 millones a 5.923 millones, según los datos enviados por la caja a la CECA. Mientras, los activos de la entidad han crecido un 50% desde la entrada de Marrero en 2001. El pasado ejercicio alcanzaron 3.774 millones.

En cuanto al resultado de este año, la caja ha obtenido un beneficio hasta el tercer trimestre de 24 millones, un 22% más que un año antes.

Según señaló Marrero, la cuota de mercado de la entidad, ha crecido cinco puntos desde el año 2000 hasta el 2004 y el índice de morosidad se ha reducido considerablemente.

Marrero destaca que el secreto de la buena evolución de la entidad está en el equipo profesional que tiene, gracias a los 'buenos fichajes' que ha hecho. El presidente de la caja (como se conoce comercialmente) destaca que el nivel de riegos ha caído muchísimo.

En lo que se refiere al compromiso de la entidad con la obra social, la Caja Canarias dedica el 30% de los beneficios a este cometido, cuando la media nacional es del 25%.