Aerolíneas

Iberia lanza la mayor emisión de su historia para financiar la nueva flota

Iberia ha decidido buscar en el mercado la financiación necesaria para afrontar la renovación de su flota. La aerolínea, a través de diversos mecanismos, captará 900 millones de dólares (unos 680 millones de euros) para comprar 20 nuevos Airbus. Se trata de la mayor operación de deuda de la aerolínea española.

La aerolínea de bandera presidida por Fernando Conte buscará en el mercado el dinero necesario para financiar la adquisición de 20 Airbus. Lo hará a través de una emisión de bonos que centralizará y gestionará la entidad de derecho irlandés Iberbond 2004 Public Limited Company, préstamos bancarios y la participación de inversores japoneses. En conjunto, prevé captar 900 millones de dólares que le permitirán renovar su flota de corto y medio radio. Las aeronaves son de los tipos A319, A320 y A321, que la compañía ha comenzado a recibir este año y cuyas entregas se completarán a lo largo de 2005.

La aerolínea ha articulado la financiación en tres partes. Primero tiene previsto colocar entre inversores institucionales dos emisiones de bonos a través de Iberbond. Una de ellas se realizará en dólares americanos por 152,1 millones de dólares y la otra se materializará por un importe máximo de 120 millones de euros. Estos bonos cotizarán en la Bolsa de Dublín ya que Iberbond es una sociedad irlandesa.

Además, se articulará financiación bancaria por importe de unos 300 millones de dólares y el resto corresponderá a fondos procedentes de los accionistas de las compañías de arrendamiento japonesas, que son finalmente las propietarias de los aviones. Las aeronaves son operadas en régimen de arrendamiento operativo o financiero por Iberia por un periodo de 13 a 15 años.

Se trata de la tercera ocasión en que Iberia recurre a Iberbond como instrumento para financiar la renovación de la flota. Las otras dos emisiones realizaron a finales de los noventa.

Iberbond

En 1999 hizo una emisión de 195 millones de euros para obtener fondos con los que incorporó seis aparatos Airbus 320. Según consta en la memoria de la sociedad la propia Iberia suscribió en su día bonos de esta emisión por valor de 39 millones de euros. Los seis aparatos fueron posteriormente arrendados financieramente a la empresa.

Volvió a recurrir al mismo instrumento de financiación en 2000 para hacerse con los fondos precisos para cerrar operaciones de leasing sobre un total de 18 aparatos Airbus y Boeing. En total pidió al mercado 496 millones de euros.

Las dos emisiones cuentan con un tipo de interés referenciado al euribor con un diferencial entre 30 y 60 puntos básicos.

A cierre del ejercicio de 2003 la deuda de la compañía era de 467 millones de euros a largo plazo 1.481 millones de euros a corto plazo. En 2004 y al cierre de los nueve primeros meses endeudamiento neto ajustado de la compañía ascendía a 1.813 millones de euros.

Iberbond tiene previsto llevar a cabo la colocación de los bonos en los mercados internacionales, aunque ha reservado un tramo, no cuantificado aún, para vender parte de los mismos en el mercado español.

El emisor ha decidido limitar a fondos de pensiones, instituciones de inversión colectiva, entidades aseguradoras y entidades de crédito los destinatarios de su oferta. Moody's asignó ayer un rating Aa2 a las emisiones de bonos de Iberbond.

El ERE de la compañía se amplía otros tres años

El comité intercentros del personal de tierra de Iberia y la dirección de la compañía han acordado solicitar a la Dirección General de Trabajo la ampliación por tres años del expediente de regulación de empleo (ERE) que concluía el próximo 31 de diciembre, y que afectaría a casi 2.500 trabajadores.

Fuentes de UGT dijeron que el expediente prevé jubilaciones voluntarias con una indemnización de 35 días por año trabajado, con un máximo de treinta mensualidades y un mínimo de un año, y también recoge una reducción temporal del tiempo de trabajo al 50% durante un máximo de dos años, y la movilidad geográfica. Con esta medida, la plantilla de la compañía aérea quedaría establecida en cerca de 12.000 empleados fijos.

El sindicato precisó que no se ha firmado la renovación sino que hay un acuerdo para solicitarla -extremo que confirmó la compañía- y subraya que todavía continúan los problemas que originaron la firma del ERE que está a punto de concluir y que también afectan a la renovación de las licencias del servicio de asistencia en tierra (handling) y que afecta a 9.000 trabajadores del grupo.