CincoSentidos

Protegerse o morir

Según el Centro de Alerta Temprana sobre virus y seguridad informática, en el último año, el 16,3% de los mensajes de correo electrónico que circularon en España tenían virus. Unos virus que nacen, crecen y se multiplican por los ordenadores de todo el mundo arrasando datos a su paso.

Symantec, una firma especializada en plagas informáticas, indica que, entre enero y junio de este año, ha detectado 5.000 nuevos virus y McAfee, otra empresa muy conocida de antivirus, ya ha registrado 15.000 alertas y espera que a finales de 2004 la cifra supere las 22.000. Y es que, sólo en los seis primeros meses del 2004, el número de virus ha crecido un 400% con respecto al mismo periodo del 2003.

El tema es preocupante, sobre todo, porque la vía que siguen los virus para infectar los ordenadores de todo el mundo es internet. Por la Red, los virus se mueven como pez en el agua. De hecho, es posible que un ordenador sin protección se infecte, sólo con estar conectado a Internet.

Un PC sin protección puede infectarse incluso con estar conectado a la red

Ante este panorama tan alarmante como realista, al usuario sólo le queda una opción: proteger el ordenador instalando paquetes de programas antivirus. Un software que evoluciona en paralelo con los perversos avances de los virus en Internet.

Los paquetes de protección total que proponen firmas antivirus como Norton o McAfee protegen de todo tipo de amenazas que circulan por la Red. Aunque genéricamente se les llama virus, en realidad, podríamos dividir los peligros de Internet en varios tipos dependiendo de su naturaleza y su modo de actuación.

Por ejemplo, el virus, en concreto, es un programa capaz de cumplir, en el ordenador infectado, una misión que le ha encomendado su programador. Desde mostrar un sencillo mensaje burlón, hasta borrar todos los archivos. Los gusanos, en cambio, son códigos maliciosos que buscan multiplicarse y propagarse. Normalmente terminan por bloquear un ordenador o un sitio web. Aunque normalmente no tienen la misión de destruir información del ordenador infectado, algunos llevan en su interior un virus que termina por acabar con ficheros importantes.

Entre los peligros de Internet también destacan los troyanos y los programas spyware. Los dos tipos buscan recopilar datos, contraseñas o información privada instalada en el ordenador infectado para enviarlos al espía informático que ha creado el programa.

La última plaga de nuestros días se llama spam. Se podría resumir como esa molesta invasión de mensajes publicitarios que infesta los buzones de correo electrónico. Promociones comerciales no deseadas que a veces terminan por saturar el acceso a Internet.

Contra todos estos incómodos visitantes hay remedios eficaces. La cuestión es que el usuario sea consciente del peligro y, antes de nada, proteja el PC instalando un paquete eficaz y lo actualice cada día en internet.