CincoSentidos

Bancos con tarifa plana

La idea de abonar una única cuota por el uso limitado o ilimitado de un servicio ha estado ligada desde los inicios a internet. Sin embargo, el concepto ha ido calando y cada vez son más los que se apuntan al pago de un único peaje para el uso ilimitado de una autopista. El símil ya lo han aplicado desde establecimientos dedicados al ocio hasta operadoras de telefonía. Ahora es el turno de la banca.

Banesto fue el primero en aplicar el concepto de tarifa plana a la venta de un paquete que, por un determinado importe al mes, permitiera disponer de tarjetas, ingresos de cheques o servicios de asesoría. La Cuenta Tarifa Plana, que lleva un mes y medio en el mercado y que ya ha conseguido atraer a 115.000 clientes, tiene, sin embargo, un precursor.

Hace un año Banesto lanzó la Cuenta Tarifa Plana Pyme. 'El buen funcionamiento y la necesidad que tienen los clientes de tener transparencia en sus operaciones y de conocer qué es lo que van a recibir, nos ha llevado a lanzar la tarifa plana pero para particulares', señala Pedro Larena, director general de banca minorista de Banesto.

Las entidades se han centrado en las pymes, ante la mayor dificultad que tiene este segmento para negociar los precios con la banca

Antes de contratarla, sin embargo, conviene hacer números y sopesar si realmente se incurre en el coste del servicio. Aunque aplica distintas tarifas en función de los productos y servicios de su cuenta tarifa plana, es rentable si el cliente es activo en las operaciones financieras. Un ejemplo de ello es la modalidad personal que, por seis euros al mes, permite realizar dos transferencias (que costarían del orden de un euro), realizar 48 movimientos al año en cajeros 4B fuera de Banesto (con un coste de 0,3 euros), y que ofrece descuentos a la hora de contratar productos como un seguro multirriesgo hogar, financiación preferencial (4% el primer año en los préstamos personales y 7,5% el resto del periodo), así como distintos servicios de asesoría.

Si el cliente opta por una oferta más completa (entre las cuatro disponibles: básica, personal, oro y platino), la tarifa mensual aumenta.

Y es que a mayor número de productos y servicios utilizados mayor ahorro para el cliente final. De ahí que sean las pymes y los comercios, usuarios y demandantes habituales de este tipo de servicios los que mayor partido puedan sacar a estos paquetes.

El servicio para pymes de Banesto contaba ya con dos modalidades en función de la oferta que se quisiera disfrutar. 'A las pequeñas y medianas empresas les ofrecemos la posibilidad de contratar una cuenta estándar por 20 euros al mes o una especial, más completa, que tiene una cuota mensual de 30 euros', sostiene Larena.

El potencial que tiene este segmento no ha pasado inadvertido a otras entidades que, prestas, han puesto en marcha iniciativas similares.

También para los comercios

Banesto no es la única entidad que ofrece este paquete, si bien las que cuentan con este producto lo tienen sólo disponible para pymes o profesionales. 'La mayor dificultad que tienen estos segmentos para negociar los precios con los bancos, frente a las grandes empresas, las ha convertido en nuestro primer objetivo', explica Fernando Elvira, director de la oficina de empresas del Grupo Banco Popular. Esta entidad ofrece desde el mes de marzo la Cuenta Tarifa Plana para comercios y en breve lanzará una para autónomos.

Juan Carlos Reyes, director de banca personal de Caja Madrid añade que el segmento de profesionales, a los que ellos se dirigen, necesitan de asesoramiento y atención personalizada que, en muchos casos, sólo así pueden lograr.

Una ventaja de la cuenta del Popular es que no limita el número de operaciones que se pueden realizar, a diferencia de otras entidades. Por 25 euros al mes, la pyme, por ejemplo, puede realizar transferencias sin límite. En otros casos, como en Caja Madrid y Deutsche Bank -las últimas en sumarse a esta tendencia- los servicios están más acotados.

Este concepto parece atraer la atención de otras entidades que ya preparan paquetes similares como Unicaja. Y Banesto espera extender la tarifa plana a otros segmentos en el primer trimestre de 2005. El objetivo no es otro que fidelizar clientes aunque, según Larena, la ventaja que logran los usuarios también es importante. 'El ahorro que pueden lograr es de hasta el 60% de lo que pagarían, en el caso de un particular, por el uso habitual de los productos y servicios del banco', afirma Larena. Caja Madrid sitúa este ahorro en el 72%.

Para operar en Bolsa

El concepto de tarifa plana ligado a la banca tuvo su origen en la aplicación de una única tarifa para intermediar en los mercados de valores. Primero fueron las sociedades y agencias de valores las que comenzaron a aplicar una cuota fija por un número indeterminado de operaciones bursátiles. A ellas siguieron bancos y cajas y actualmente son muchos los que ofrecen esta posibilidad a sus clientes, sobre todo a los más activos.

Además de la compra de valores, las empresas de inversión han añadido la posibilidad de suscribir otros productos como warrants o derivados a cambio de abonar una cuota fija mensual.

Por otra parte, entidades como Patagon o ING destacan que, frente a las tradicionales, que lanzan paquetes de productos y servicios con un coste fijo, ellos no aplican comisiones por mantenimiento de cuenta ni por transferencias, pese a las protestas de algunos de sus competidores. Patagon además permite domiciliar recibos.