Buen Gobierno

Los consejeros aceptan la publicación individualizada de sus sueldos

Los miembros del Instituto de Consejeros, que representa a la mayor parte de los administradores en España, aseguran que la generalización de la publicación de su remuneración de forma individualizada es sólo cuestión de tiempo. 'Quien acepta ser consejero tiene que saber que es la transparencia la que prevalece', reconocen.

El controvertido asunto de la publicación conjunta o individualizada del sueldo de los consejeros parece estar llegando a su fin. La mayor parte de los consejeros empieza a reconocer públicamente que aceptar el cargo de administrador de una empresa conlleva ventajas y desventajas. 'Se pone como excusa el tema de la confidencialidad, pero lo cierto es que es la transparencia la que debe prevalecer', aseguró ayer Alfredo Cabañes, integrante del comité de normas profesionales del Instituto de Consejeros-Administradores durante su intervención ayer en la jornada organizada por esta institución junto con la APD sobre los últimos desarrollos en los principios de buen gobierno.

Jaime Carvajal, consejero entre otras empresas de Ferrovial, donde participa en el comité de nombramientos y retribuciones, también apoyó esta tesis: 'quien quiere ser consejero ya sabe a qué atenerse', subrayó.

Carvajal quiso destacar la importancia de los comités de nombramientos y retribuciones que, en su opinión, son fundamentales para proponer cuánto y cómo se paga a los consejeros. 'Un exceso de sueldo puede poner en cuestión su independencia, pero conviene que su remuneración sea suficiente para no dificultar la atracción de personas de calidad y experiencia dispuestas a asumir la responsabilidad y dedicarle el tiempo necesario', explica este consejero.

Sin embargo, Ángel Durández, consejero de Tele 5 argumentó la necesidad de establecer ciertos límites a la transparencia 'si no queremos desperdiciar mucho talento en función del cumplimiento de demasiados requisitos'.

Miguel Canalejo, consejero de Azcoyen, alertó sobre la dificultad que empiezan a encontrar las empresas europeas a la hora de reclutar consejeros independientes debido al incremento de sus responsabilidades. 'Ser consejero no es un chollo. Es una actividad relativamente mal pagada con muchos riesgos legales, financieros y de credibilidad e imagen'.

El Instituto de Consejeros-Administradores aprovechó para hacer un repaso de su propuesta de recomendaciones para consejeros y consejos de administración que elaboró el pasado mes de junio y que ha sido enviada tanto a la CNMV como todas las sociedades cotizadas en España.

Entre las recomendaciones ofrecidas por el Instituto se volvió a recordar la importancia de evitar los planes de pensiones o de opciones sobre acciones para remunerar a los administradores independientes y la de limitar su permanencia. 'Cuando un consejero lleva diez años en una empresa su papel de independencia es cuestionable', remarcó Jaime Carvajal.

A la espera del código único

Todas las miradas están puestas en la CNMV. Consejeros, empresarios y expertos en buen gobierno están a la espera de que el organismo que preside Manuel Conthe publique el código único, fruto de la refundición de Olivencia y Aldama.

La directora general del Tesoro, Belén Romana, destacó ayer durante su participación en una jornada organizada por el Instituto de Consejeros y la APD, la necesidad de que las sociedades cotizadas y los emisores de valores cotizados cuenten con un único código 'claro y meridiano'.

Belén Romana aseguró que el futuro código de buen gobierno incluirá entre sus principios todas las novedades que han ido surgiendo en torno a la transparencia y explicó que es posible que se realice una aproximación de los códigos de buen gobierno de la UE.

Romana se mostró confiada en una mayor participación de los accionistas minoritarios en el futuro. 'Deben participar de forma activa en las sociedades y su función debe ir más allá de recibir remuneraciones'. Pese a todo, la directora general del Tesoro reconoció que este proceso 'será largo'.