æscaron;ltima

Marruecos busca empresarios agrícolas españoles para sus tierras

El Gobierno de Marruecos está presentando en Madrid, Murcia, Sevilla y Valencia el plan de liberalización de su agricultura. Igual que hizo con las telecomunicaciones o la industria, el Gobierno marroquí ha decidido ceder a manos privadas el cultivo de las tierras que son de su propiedad y que hasta ahora gestiona directamente. Se trata, según explica el director de la Sociedad Estatal para el Desarrollo Agrícola (Sodea), Ahmed Hajjaji, de 'un paso más en el proceso de liberalización económica del país'.

El Gobierno del país norteafricano ha sacado a concurso público e internacional el cultivo de un total de 56.500 hectáreas situadas a lo largo y ancho de todo el país. En total se trata de 205 parcelas que van de las 50 hectáreas la más pequeña a las 2.000 las más grandes. La media es de 250 hectáreas. 'Cualquier proyecto, venga de donde venga, tendrá las mismas posibilidades, no hay cuotas ni para los agricultores marroquíes ni para los extranjeros', señala Hajjaji.

De hecho, los criterios sobre los que se basará la adjudicación no hacen mención a la procedencia del candidato. Se valorarán la profesionalidad del agricultor, con un baremo de 15 puntos; el plan financiero, 20 puntos; la creación de empleo, 20 puntos, y finalmente el nivel y el ritmo de inversión, con un máximo de 45 puntos. Los proyectos que mejor puntuación tengan se llevarán los terrenos sobre los que hayan optado.

La explotación se realizará en régimen de alquiler porque la actual legislación marroquí impide la venta a extranjeros de terrenos agrícolas, algo que va a cambiar

Será en régimen de alquiler, ya que la legislación marroquí actual impide que un extranjero compre terrenos agrícolas, 'algo que va a cambiar, puesto que el Gobierno está preparando un real decreto para autorizarlo', asegura Hajjaji. Los periodos de alquiler serán de 17 años para aquellos terrenos que se dediquen a cosechas anuales y de 40 años para aquellos que se destinen a proyectos de arboricultura y agroindustriales. Los precios, que dependen de varios factores, oscilarán entre los 200 y los 5.000 dirhams por hectárea, lo que en números redondos supone entre 20 y 500 euros por hectárea. 'Es un precio sensiblemente inferior a los alquileres que se están pagando en el sector privado', asegura el director de Sodea. La estimación es que la rebaja es de un 20%.

El 40% de los terrenos cuenta con estructura de regadío mediante acequias y pantanos, y todos tienen cultivos en la actualidad, pero el adjudicatario no está obligado a mantenerlos. Con una sola excepción: una pequeña zona dedicada a la producción de uva que se deberá mantener, ya que el Gobierno considera estratégico mantener la producción de vino.

Hajjaji ha presentado el proyecto en varios países europeos, entre ellos Francia e Italia. 'Donde más interés hemos visto es en España, incluso más que en Francia, pese a nuestras relaciones históricas', explica. No en vano agricultores españoles ya tienen explotaciones en marcha en el país, como es el caso de la producción citrícola. 'No se trata de competir, sino de complementar la agricultura española', señala el dirigente marroquí, con una ventaja añadida, a partir del 1 de enero de 2005 entra en vigor el acuerdo de libre comercio entre Marruecos y Estados Unidos, con lo que las producciones de este país podrán exportarse sin aranceles.