Lunes de los Fondos

Renta fija de alto riesgo

Siempre es conveniente recordar, en especial en épocas en las que son muchos lo que prevén subidas de tipos de interés en el horizonte más cercano, que no todas las inversiones en la mal llamada renta fija nos aseguran rentabilidades constantes positivas. La renta fija agrupa a emisiones que llevan aparejadas unos retornos potenciales y riesgos muy diversos. El mejor ejemplo de emisiones de bonos que llevan aparejados riesgos de varios tipos es el de la renta fija de alto rendimiento o high yield. Estos bonos, emitidos por compañías con calidades crediticias bajas acorde con las agencias internacionales de rating como Moody's, Standard & Poor's y Fitch, sufren de volatilidades muy superiores a las de otros bonos como pueden ser los de la deuda pública de países desarrollados. Estas altas volatilidades vienen dadas por factores como una mayor sensibilidad a movimientos en los tipos, noticias macroeconómicas y, sobre todo, la percepción o certeza en cuanto a la capacidad de estas compañías de devolver al inversor el principal más los altos intereses prometidos. La popularidad de este tipo de renta fija es reciente, ya que fue en los años ochenta cuando el afamado financiero norteamericano Michael Milken, en su afán por encontrar nuevas alternativas de financiación para pequeñas compañías que empezaban operaciones, lanzó los bonos de alto rendimiento a un protagonismo no visto hasta entonces. En la actualidad existe en España una oferta bastante amplia de fondos que tienen como objetivo de inversión la renta fija high yield. Lipper los agrupa en tres categorías diferentes acorde con su sistema de clasificación global en función de la moneda y área geográfica en la que invierten. Estas son Renta Fija High Yield Euro, Dólar y Global. Los retornos medios ofrecidos por estas tres clasificaciones de fondos como se puede observar en el cuadro central son muy diversos. Estas diferencias no vienen dadas porque las emisiones de bonos de alto rendimiento se hayan comportando de forma muy diferente en Europa o Estados Unidos por ejemplo sino por las fluctuaciones en los tipos de cambio fundamentalmente. De esta forma, mientras que los fondos de la categoría euro, en la que no existe para el inversor español el riesgo añadido de moneda, proporcionan como media un extraordinario 10,1% en los doce últimos meses, los de la categoría en dólares en el otro extremo se dejan un 1,2%. Una depreciación del dólar con respecto al euro en ese mismo periodo superior al 10% deja a las claras que la situación hubiera sido similar a la de la clasificación euro ni no fuera por este hecho.

Las expectativas para este tipo de fondos se mantienen en un tono claramente positivo. Los relativamente saludables crecimientos económicos que estamos viviendo, los buenos resultados de ventas y beneficios empresariales junto con un aumento de la confianza por parte de los inversores en las calidades crediticias de las empresas están teniendo un efecto claramente positivo en los precios de estos bonos. El spread, o diferencia en las tasas internas de retorno, entre el bono del tesoro americano a 10 años y los bonos high yield se ha venido lógicamente estrechando hasta niveles apenas por encima de los 300 puntos básicos. Si tenemos en cuenta que la media histórica de este spread se sitúa en los 450 puntos básicos y que las previsiones son de un fuerte incremento en los próximos meses de nueva oferta de emisiones high yield, es lógico que también exista cierta preocupación acerca de las valoraciones actuales y no se descarte alguna corrección en los precios.

Existe un buen número de fondos de inversión en las categorías de renta fija 'high yield' que están proporcionando rentabilidades similares cuando no superiores a las de la renta variable. Entre los destacados encontramos el JPMF Global High Yield Bond A EUR que Lipper califica como líder por rentabilidad sostenida y rentabilidad total en su sistema de puntuación de fondos. Este es un fondo cuya cartera de inversiones muestra una clara preferencia (superior al 90%) por emisiones de mayor riesgo dentro de las opciones disponibles en el mercado de bonos de alto rendimiento con 'ratings' de calidad crediticia por debajo de la triple B. También destaca un fondo de la gestora española Mutuactivos, Mutuafondo High Yield, que invierte a través de fondos de gestoras internacionales con amplia experiencia en la gestión de este tipo de activos. El fondo apuesta también porque el vencimiento medio de la cartera de renta fija tienda a situarse entre los 3 y 5 años por lo que tiene un horizonte de medio-largo plazo.

Juan.Vicente@lipper.reuters.com

Análisis: Peligro elevado de impago

La compra de fondos que invierten en renta fija high yield tiene el riesgo de que las compañías emisoras de este tipo de bonos no sean capaces de pagarnos los intereses prometidos o aún peor el principal..

En momentos como los actuales en los que las rentabilidades de estos bonos son sobresalientes no deberíamos de olvidar que ha habido épocas en que el incumplimiento de pago ha sido mucho más elevado que en el presente.

1999, 2000 y 2001, con la crisis bursátil y económica han sido periodos con tasas de impago que han llegado hasta el 10%.