Seguros

Las compañías prevén ligar el precio del seguro a los puntos del carné

Las compañías aseguradoras estudian un cambio en el sistema de penalizaciones y bonificaciones de las pólizas de seguros de coches para adaptarlo al nuevo carné por puntos, que entrará en vigor antes de verano de 2005.

Todavía no ha entrado en vigor el nuevo carné de conducir, y ya existen diversas posturas sobre la utilización de los puntos del carné por parte de las aseguradoras para variar el importe de las nuevas pólizas de automóviles.

La patronal de entidades aseguradoras y reaseguradoras (Unespa) señala que las compañías de seguros están preparando cambios en el sistema de penalizaciones para ajustarlo al nuevo carné, y así, poder bonificar a aquellos clientes que no hayan cometido infracciones y penalizar económicamente a los que sí.

Según un portavoz de la patronal de las aseguradoras y reaseguradoras, ésta sería la mejor manera de premiar a aquellas personas que no cometen infracciones ya que verían reducido el importe de sus pólizas de seguros. Además, estas modificaciones supondrán un ajuste del actual bonus malus, que castiga a los conductores que tienen más accidentes.

En el otro lado de la balanza, se encuentran asociaciones de consumidores y usuarios, como la Unión de Consumidores Españoles (UCE) y Automovilistas Europeos asociados (AEA) que consideran injusta esta medida, ya que se penalizarán las primas de los conductores tanto por la siniestralidad como por las infracciones cometidas.

Esta polémica se ha avivado tras anunciar Unespa que las aseguradoras han pedido a la Dirección General de Tráfico poder acceder al registro de conductores e infractores que la DGT creará una vez que se haya implantado el nuevo carné y en el que se recogerán las penalizaciones de todos los conductores y el número de puntos que cada uno de ellos posee.

Uno de los principales motivos que ha explicado Unespa para realizar esta petición es que agilizará los trámites burocráticos que los clientes tienen que realizar cada vez que solicitan una póliza o la cambian a otra compañía, ya que en algunos casos las aseguradoras exigen a sus clientes un historial sobre su siniestralidad y con la implantación del carné, las infracciones cometidas.

Datos protegidos

El problema de esta propuesta es, según la Agencia de Protección de Datos, que este documento es un registro de infracciones administrativas en el que se recogerán 'datos especialmente protegidos' y para que una aseguradora o cualquier empresa privada tenga acceso a él deberá estar habilitado por ley, aprobada en el Parlamento.

En cuanto a la situación en otros países europeos, donde la implantación del carné de conducir por puntos ya es un hecho desde hace varios años, las compañías de seguros han actuado de formas diferentes. En el caso de Francia, donde el carné por puntos lleva funcionando cerca de doce años, las aseguradoras tienen libertad para fijar la prima base, mientras que la política de recargos y descuentos aplicados por las entidades a sus clientes está previamente regulada por el Gobierno.

En lo que respecta a la polémica sobre el registro de conductores e infractores, que también se ha creado en varios países europeos, las aseguradoras no han logrado hasta el momento conseguir el acceso a los datos de clientes.

Impacto: La implantación del nuevo sistema rebajará la siniestralidad

Los países europeos que han implantado este modelo de carné por puntos han reducido considerablemente la siniestralidad. Según un informe del sector realizado en noviembre de este año, países como Francia, Italia, Alemania e Inglaterra han rebajado desde 1.995 su siniestralidad en carretera en un 25%. Mientras que España, en el mismo periodo de tiempo, ha reducido el número de accidentes de tráfico en tan sólo un 2%.

Esta tendencia a rebajar la siniestralidad, que presentan nuestros vecinos europeos, beneficiará a las compañías españolas. Será un elemento positivo para sus cuentas. No hay que olvidar que las entidades sufrieron varios años, hasta 2001, pérdidas técnicas, es decir, no conseguían cubrir los gastos de siniestralidad y gestión con los ingresos. Desde entonces han logrado mantener buenos resultados.

Negocio: Aumento de los seguros que cubren la retirada del documento

Pese a que se trata de un seguro que lleva 15 años en el mercado español y que sólo lo han contratado unas decenas de miles de conductores de los 20,3 millones que hay, Unespa y las asociaciones de consumidores están de acuerdo en que su contratación sufrirá un gran crecimiento tras la implantación del nuevo modelo de carné en 2005.

Según Mario Arnaldo, presidente de la AEA, este tipo de seguros, que actualmente cuesta 30 euros al año y que garantiza un subsidio mensual de, como mínimo 500 euros al mes, incrementará su tarifa considerablemente. Arnaldo señala que actualmente la tarifa es muy barata porque el riesgo es pequeño y las retiradas del carné son temporales, pero esta situación cambiará, ya que con el nuevo documento las retiradas serán más frecuentes y duraderas.