CincoSentidos

Dassa Bassa, moderno y con futuro

Tiene muchos argumentos a su favor para convertirse en un local de moda: estética, servicio y una cocina prometedora. Dassa Bassa (Villalar, 7. Madrid. Tel.: 915 767 397), una de las últimas incorporaciones a la oferta de la capital, ha empezado con fuerza, porque el restaurante del joven Darío Barrios (ex jefe de cocina de Pedro Larumbe) ya cuenta con llenos diarios.

La estética del local es muy acertada, moderna pero acogedora, lejos del aburrido minimalismo imperante: arcos y muros de mampostería, detalles vanguardistas en la iluminación, rojo, blanco y acero, una propuesta muy original. Esta puesta en escena lleva a una carta corta (cinco entradas, cuatro pescados y otras tantas carnes y postres), que cambia a menudo, y que se basa en los productos de temporada pasados por el tamiz de Barrios, un cocinero moderno y técnico, con buenas ideas, pero que todavía necesita pulir algunos aspectos.

Tiene platos estupendos, como el armónico berberecho con crema de calabaza, y toques originales, como la espuma de té moruno que acompaña a la sardina marinada con ensalada de rúcula.

En el foie con piña caramelizada recurre a unos manidos peta-zeta, a estas alturas nada sorprendentes, y en la dorada con setas y salsa de cebolla, con un magnífico punto del pescado, se echa de menos algo más de gracia. Sin embargo, la idea de envolver en una costra de polvo de naranja y pan de especias el lomo de cordero, es muy acertada (el plato sería brillante si la carne estuviera menos hecha). En los postres, desde un plato de quesos a dulces refrescantes como el granizado de manzana con sorbete de yogur.

El servicio, ágil y profesional, está a cargo de su mujer, Itzíar Ortega, como la carta de vinos, con etiquetas muy actuales y a precios razonables. Cuentan también con carta de aguas, cafés e infusiones y puros. Y sirven toda la carta en medias raciones. Precio medio: 50 euros (sin vinos).