CincoSentidos

Paraísos para robinsones sofisticados

La adquisición de islas puede ser una excelente inversión, pero sólo está al alcance de unos cientos de privilegiados en todo el mundo. Sin embargo, existen otros caminos más accesibles para disfrutar de ellas. æpermil;stos son algunos de los lemas favoritos de las compañías que se dedican a alquilar islas alrededor de la esfera terrestre, aunque los precios que luego aportan están lejos de las habituales propuestas turísticas.

Pero tampoco es usual lo que se ofrece. Desde atolones tropicales en los más remotos mares del mundo a islas dotadas de murallas que protegen un viejo castillo o un pequeño trozo de tierra verde perdido entre las aguas de un océano. Con estas propuestas, a cual más atractiva, se abren numerosas posibilidades que pueden dar respuesta a las más exquisitas demandas. Y así Vladi Private, una de las escasas compañías especializadas en esta actividad, explica que sus ofertas van dirigidas tanto 'a fiestas familiares, a la luna de miel como a viajes de negocio'.

Esa empresa cuenta con casi 180 islas o islotes que están repartidos en los cinco continentes, aunque la mayoría se ubica en el Índico, el Pacífico Sur y el Caribe. También en Europa existen diversas posibilidades para alquilar un trozo de tierra único y aislado, ya sea en el norte -Irlanda, Noruega y Gran Bretaña- como en el sur -Italia, España, Croacia, Grecia, Chipre y Turquía.

Diversidad de precios dentro de la gama de lujo

Los precios, que normalmente se fijan por semana o por día, son asimismo muy diversos, aunque siempre a la altura esperada. Así el alquiler de una villa ubicada en la pequeña isla caribeña Spanish Water Cay, cerca de Curaçao en las Antillas Holandesas, cuesta en torno a 6.000 euros semanales. A Curaçao se llega desde Nueva York en avión en cinco horas o desde Caracas en 45 minutos, y luego se puede acceder al destino final en barco.

España presenta también algunas posibilidades para privilegiados turistas. Entre ellas está una pequeña isla cerca de Ibiza. Pero ya la compañía señala que se trata de 'lujo excepcional'. Y añade que Sa Ferradura ha sido transformada en una 'superhacienda', con una arquitectura en armonía con la naturaleza. Su arrendamiento está entre los 130.000 y 165.000 euros por semana.

En el Índico, entre otras bellas posibilidades, Vladi propone una isla llamada Cousine en el archipiélago de las Seychelles, que cuenta con cuatro villas construidas, aunque para garantizar la privacidad sólo se admite que se hospeden en ella un máximo de ocho personas. Y en el caso que esa medida no se considere suficiente se puede optar por alquilar la isla entera, aunque es preciso pagar 6.000 euros por día. Cuando se elige solamente una villa el precio queda en 1.500 euros diarios. Pero a ese importe hay que añadir 700 euros por cada cuatro personas por el traslado en el helicóptero desde el aeropuerto de Mahé hasta Cousine.

En el Pacífico hay asimismo diversas ofertas. Una de ellas, en la Polinesia francesa, es Mai Moana. Y ahí igualmente es posible arrendar toda la isla, que tiene un diámetro de 35 kilómetros y cuenta con tres bungalows. Entonces el precio se eleva a 500 euros por día. A ella se llega desde el aeropuerto de Bora-Bora en barco.

Jets y barcos

El traslado es otro de los aspectos que denotan que éstas son ofertas muy especiales. Y es que la llegada al punto final de destino, además del vuelo en una línea regular o chárter al aeropuerto más cercano, requiere del uso de un jet privado, un helicóptero o un yate, aspectos que también añaden costes a los otros ya elevados.

Indigo Islands, otra de las empresas de esta exclusiva actividad, ofrece pequeños paraísos en Bahamas en un archipiélago llamado Exumas. El precio se eleva a unos 180.000 dólares por semana para un grupo máximo de ocho personas. Mientras, la compañía Private Islands Online, que opera en diversos lugares del mundo, desde Oceanía a Florida, cuenta con varias ofertas en el Caribe, con precios que pueden llegar a los 325.000 dólares por semana. En Canadá, el alquiler puede bajar a los 2.250 dólares en un remoto lugar llamado Breakwater.

Otra posibilidad con halo de lujo, que puede ser más accesible, pero no siempre más barata, consiste en alojarse en un hotel que sea el único ubicado en una isla. También empresas como Vladi operan en ese segmento, y ofrecen, por ejemplo, el Huvafen Fushi Resort Hotel, ubicado en las islas Maldivas. El precio por noche en la suite se eleva a 3.800 euros.

Comprar en el Caribe y el Pacífico

Comprar una isla también es posible, aunque el círculo de demandantes para esta oferta sea todavía más estrecho. Panamá es uno de los países que cuenta con más posibilidades. Así Isla Purco, con 250 acres (100 hectáreas) tiene un precio de 1,8 millones de dólares. Otras propuesta en esa zona son Las Perlas, de sólo 6,6 hectáreas, por 1,1 millones de dólares.

En otro punto del mundo, en Filipinas, es posible adquirir Mistery Island, que cuenta con 44,8 hectáreas, por 1,5 millones de dólares. Y en Australia está Vansittart, que mide 600 hectáreas y por la que se piden 2,5 millones de dólares.

Los expertos en esta tan especial inversión inmobiliaria señalan que son operaciones que pueden ser muy rentables, pero que no hay que tener en cuenta sólo el precio de la isla, especialmente si la adquisición está enfocada a las posibilidades de explotación turística posterior. Es preciso controlar aspectos como la cantidad de agua dulce con la que se puede contar, así como conocer muy bien la legislación del país al que la isla pertenece y la capacidad para desarrollar allí infraestructuras.

Algunas propuestas de compra en internet: www.tropicalproperties.com y www. privateislandsonline.com.