Bolsa

Telefónica elige un dividendo tangible

El consejo de Telefónica decidió proponer el pasado miércoles a la próxima junta de accionistas la entrega de una acción de la compañía por cada 25 que posean los accionistas a modo de retribución. Para ello, la compañía utilizará la autocartera que ha ido acumulando dentro del programa de recompra de acciones que se ha fijado para el periodo 2003-2006.

A pesar de que la valoración de la compañía no sufre ninguna alteración, las acciones han recibido la noticia con alzas, apuntándose, pese a la toma de beneficios de la última sesión, una revalorización semanal del 1,85%.

'En sí la valoración de la compañía no debería cambiar en ningún aspecto por esta medida, si bien la enorme sensibilidad que está demostrando el mercado a este tipo de acciones explica el comportamiento del valor', señala Juan Tuesta, analista de Banesto Bolsa.

El valor aún cotiza por debajo del precio previo a la rebaja de sus previsiones

Caja Madrid Bolsa valora la media en los siguientes términos: 'Es una decisión positiva ya que supone una rentabilidad garantizada del 4% el próximo año a lo que habría que añadir el 4,22% de rentabilidad por dividendo con cargo a resultados, por lo que el total podría ser superior al 8% a los precios de cierre del miércoles. Hay que resaltar que la rentabilidad de sus competidores sería menos significativa'.

Desde Urquijo Bolsa comparten esta opinión: 'El impacto para el accionista de Telefónica es neutro pero creemos que conlleva una señal positiva dentro del plan de retribución al accionistas un dividendo como mínimo de 0,4 euros por acción hasta 2006. Nuestra recomendación actual es de acumular'.

El hecho de que Telefónica haya decidido cambiar de planes en cuanto a la forma de retribuir al accionista (el plan anterior era amortizar la autocartera existente) tiene un efecto positivo, más bien de carácter psicológico, entre los inversores. 'La amortización es una forma de retribución menos palpable. Aunque debería tener su impacto en la cotización al repartirse los beneficios entre menos títulos, puede o no ser reflejada por el mercado', explica Tuesta.

Los analistas de Ibersecurities consideran que la propuesta de Telefónica 'va un paso más allá que la recompra de acciones tradicional, al permitir al accionista elegir entre una mejora efectiva del beneficio por acción (al tener un mayor número de acciones) o cobrar un dividendo con algunas ventajas fiscales vendiendo las nuevas acciones distribuidas'.

A pesar de la subida, el valor todavía está por debajo del nivel previo a la presentación de resultados, cuando anunció el primer profit warning (recorte de las previsiones) de su historia.

El mercado espera mayor retribución en 2005

La gran capacidad para genera flujo de caja de Telefónica, y la ausencia de oportunidades de inversión interesantes en el horizonte hacen pensar a los analistas que la operadora puede anunciar una nueva mejora de su política de retribución al accionista el próximo año.

'El reparto de la autocartera no supone cambios en la política de retribución al accionista y se mantiene el compromiso de un dividendo mínimo de 0,4 euros por acción hasta el 2006, que esperamos sea revisado al alza en los próximos meses', según Urquijo Bolsa.

Juan Tuesta, analista de Banesto Bolsa, también ve factible una mejora de la política de retribución de la operadora. Este experto señala dos posibles fechas para este anuncio: la presentación de los resultados del cuarto trimestre de 2004, prevista para el próximo mes de febrero, o en la reunión con analistas, pospuesta este año, y que probablemente tendrá lugar a lo largo de marzo de 2005.

Tuesta destaca la importancia de la presentación de los próximos resultados trimestrales: 'Será la primera vez que las filiales compradas a Bellsouth empiecen a consolidar en las cuentas de Telefónica. Por lo tanto, se podrá contabilizar de una forma más apropiada el impacto de estas adquisiciones en la valoración de la operadora', añade.