Pacto de Estabilidad

Almunia defiende suspender el procedimiento por déficit excesivo contra Francia

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha defendido que el procedimiento contra Francia por déficit excesivo sea suspendido, y ha afirmado que próximamente presentará una evaluación en la que se indica que, "por ahora", Francia respeta las normas del Pacto de Estabilidad. "Se debe suspender el procedimiento y seguir vigilando la situación hasta finales de 2005". Almunia confirmaba con estas declaraciones la información divulgada el pasado viernes por fuentes comunitarias.

La cuestión será analizada por la Comisión durante su reunión del próximo 14 de diciembre, indicó Almunia, que subrayó que se mantendrá el procedimiento contra Alemania, cuyo déficit público se mantendrá en 2005 por encima del umbral del 3% del Producto Interior Bruto (PIB). "Si la estimación de déficit público está por encima del 3% en 2005, deberá mantenerse el procedimiento", afirmó Almunia, que hoy volvió a entrar en funciones como parte del nuevo equipo Barroso.

En sus previsiones de otoño, la Comisión prevé que el Gobierno alemán vuelva a superar el umbral de déficit en 2005, hasta el 3,4%, pese a que el ministro alemán de Economía, Hans Eichel, estime que se limitará al 2,9%. Sin embargo, el Bundesbank le contradijo hoy al señalar, en su informe de noviembre, que el déficit alemán podría volver a superar la barrera fijada por Maastrich el próximo año.

Los procedimientos por déficit excesivo contra Paris y Berlín llevan suspendidos un año debido a una decisión del Ecofin que fue rechazada el pasado mes de julio por el Tribunal Europeo de Justicia (TJE), y ahora es tarea de la recién nombrada Comisión retomar el procedimiento.

Problemas de un euro fuerte

Además, Almunia, ha comentado sobre la actual fortaleza del euro que la Unión Europea puede ser competitiva a un tipo de cambio con el dólar similar al actual, aunque ha destacado que lo preocupante es la fuerte oscilación de las divisas.

Subrayó que esa cotización no amputaría el crecimiento previsto para la zona euro el año próximo, que es del 2%, sobre una hipótesis de un euro a 1,25 dólares. No obstante, insistió en que no quería "movimientos desordenados del tipo de cambio", y que había que "que esperar una cooperación de uno y otro lado del Atlántico" tras reconocer que "puede haber problemas para la demanda exterior" por la cotización del euro frente al dólar, sobre todo en Alemania cuya recuperación depende sobre todo de las exportaciones.

El responsable de Asuntos Monetarios destacó que la prioridad de la nueva Comisión es la estrategia de Lisboa definida en la cumbre celebrada en la capital portuguesa en 2000, y consideró que hay que centrar el trabajo en los principales objetivos -el crecimiento y el empleo- que son los que permitirán lograr el resto.